¡UCD, asesina! ¡Gobierno, canalla, estás matando a España!» Es mayo de 1982 y un millar de personas manifiestan su desesperación en un barrio humilde de Madrid. Son víctimas del envenenamiento masivo por el aceite de colza adulterado que se comercializó para su consumo humano pese a que era de uso industrial. Un año antes, el 1 de mayo de 1981, había fallecido el niño de 8 años Jaime Vaquero, de Torrejón de Ardoz, en su traslado al hospital. Era la primera víctima mortal reconocida.

En los primeros meses se contaron 400 muertos y 12.000 hospitalizados en la que hasta ahora había sido la mayor catástrofe sanitaria de nuestro país. El origen de todo aquello es muy distinto a la pandemia… Ver Más

Cortesia de ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here