Se prevé intenso debate en el Parlamento entre el Frente Amplio y la coalición gobernante.

El proyecto de Rendición de Cuentas del último año del gobierno del expresidente Tabaré Vázquez entró este martes a la tarde al Parlamento, y con un solo artículo: «Apruébase la Rendición de Cuentas y Balance de Ejecución Presupuestal correspondiente al Ejercicio 2019».

El Senado tiene 45 días para tratar el proyecto de ley, que se terminará por considerar después del 15 de julio. El senador por el Partido Nacional Jorge Gandini dijo en rueda de prensa que cree que «no se le pueden aprobar las cuentas públicas, por más que el gobierno dice que así debe hacerse».

Asimismo, comentó que «el gobierno que pasó presenta una rendición con desvíos notorios de los pronósticos que se le habían aprobado en 2018».

Gandini adelantó que no hay una postura tomada por parte del oficialismo.

Desde el Frente Amplio, en cambio, se anunció que se defenderá el balance del último año del gobierno de Tabaré Vázquez. Así lo confirmó el coordinador de la bancada Charles Carrera.

El informe de la Rendición de Cuentas, al que accedió LA REPÚBLICA, comenta que «la economía uruguaya continuó durante 2019 con la desaceleración que exhibe desde 2018, alcanzando un incremento del Producto Interno Bruto (PIB) de 0,2%, cercano al estancamiento. El dato de variación del producto global se descompone en comportamientos sectoriales claramente diferenciados».

«En particular, mostraron una variación positiva Transporte, Almacenamiento y Comunicaciones (3,5%) y Suministro de Electricidad, Gas y Agua (5,7%), mientras que presentaron un comportamiento recesivo Industrias Manufactureras (-1,1%), Construcción (-2%) y Actividades primarias (-3,8%). La caída del PIB de 1,6% en términos desestacionalizados en el primer trimestre de 2020 confirma que nuestro país se encuentra en recesión desde el último trimestre del año anterior, al acumular dos variaciones de signo negativo», agrega.

En cuanto al empleo, indica que la «evolución tiene su correlato en las cifras de empleo que también mostraron un progresivo empeoramiento, alcanzando la tasa de desempleo, promedio de 2019, el 8,9% y la tasa mensual a febrero de 2020, el 10,5%, el mayor valor desde 2007 aún previo a la aparición de los primeros casos de Covid-19 en nuestro país».

«En 2019 se destruyeron más de 10.000 puestos de trabajo en la economía, confirmando la tendencia de todo el quinquenio anterior en que se perdieron en el orden de los 56.000 puestos laborales. Esta evolución contractiva del empleo se produjo a la vez que el salario real aumentó 1,3% en promedio (cayó 0,3% punta a punta) evidenciando así un ajuste del mercado laboral, mayoritariamente por destrucción de puestos de trabajo.

La inflación, medida por el IPC, mostró el año pasado una nueva aceleración, particularmente en el segundo semestre, finalizando el año en 8,8%, por encima del rango meta establecido por el BCU (3%-7%).

La inflación subyacente se ubicó por encima del 10% (10,35%)», sostiene. De acuerdo con el informe remitido, el Estado de Resultados del Ejercicio 2019 presenta un déficit de «$ 92.652: 614.000, correspondiente a la ejecución presupuestal» y un superávit de «$ 24.045: 233.000 por concepto de operaciones extrapresupuestales, derivadas de la aplicación de normas legales».

Cortesia de La Republica

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here