La policía de Hong Kong
realizó su primer
arresto bajo la nueva ley de seguridad nacional, deteniendo a un manifestante por llevar una bandera que pedía la independencia de Hong Kong en una protesta este miércoles en el distrito comercial Causeway Bay de la ciudad. El hombre fue interceptado por la policía y fue arrestado después de que la policía emitió múltiples advertencias a la multitud de que podrían estar violando la ley de seguridad nacional, que entró en vigencia el martes a las 11 p.m. (15:00 GMT).

La ley hace que las actividades secesionistas, subversivas o terroristas sean ilegales, así como la intervención extranjera en los asuntos internos de la ciudad. Fue impuesta por China después de meses de protestas antigubernamentales en el territorio semiautónomo el año pasado.



El Gobierno chino aseguró hoy que la ley de seguridad nacional para Hong Kong -ratificada anoche por el presidente chino, Xi Jinping, y ya en vigor- “reforzará el modelo de ‘un país, dos sistemas’”, así como la “prosperidad y estabilidad” de la ciudad semiautónoma.

La policía antidisturbios arroja gas pimienta contra periodistas mientras en una manifestación contra la nueva ley de seguridad nacional en Hong Kong
(DALE DE LA REY / AFP)

En la primera conferencia de prensa para explicar la ley aprobada el martes, el vicedirector de la Oficina de Pekín para Hong Kong, Zhang Xiaoming, dijo que “la legislación es la segunda más importante después de la Ley Básica” -la miniconstitución de la ciudad- y supone “un hito en la política del Gobierno central hacia Hong Kong”.

Zhang definió el texto como una “aproximación firme y flexible a la situación en la ciudad”, añadió que “es normal que la gente en Hong Kong tenga dudas” en torno a las consecuencias de la ley pero recalcó que “fortalecerá claramente el modelo de ‘un país, dos sistemas’”, que consagra el marco de libertades de la excolonia británica respecto a China continental.

”A nadie le importa más que a nosotros el modelo de ‘un país, dos sistemas’”, dijo en respuesta a las afirmaciones de EE.UU. y otros países occidentales de que la ley acabará con el hecho diferencial de Hong Kong, y aseguró que China “seguirá impulsando la tolerancia política” en la ciudad, así como la coexistencia de “diferentes visiones”.



La policía antidisturbios observa a los manifestantes que protestan por la nueva ley de seguridad nacional
La policía antidisturbios observa a los manifestantes que protestan por la nueva ley de seguridad nacional
(TYRONE SIU / Reuters)

Zhang señaló que estuvo la pasada semana en Hong Kong hablando con profesionales de diversos sectores y afirmó que “todo el mundo estaba muy triste con el caos y asustado por la violencia”. ”Es tiempo de acabar con el caos, restaurar la ley y el orden y moverse hacia adelante”, aseveró tras subrayar que el nuevo texto legal “será la base de la prosperidad y estabilidad” de la excolonia.

Destacó que Pekín no ve al movimiento prodemocrático de la ciudad “como su enemigo”, pero les insta a “reflexionar y a ajustar su estrategia”.

Por su parte, el director de la Comisión de Asuntos Legislativos del Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP) -que aprobó ayer la ley- Shen Chunyao, resaltó que ésta servirá para “tapar las lagunas existentes en Hong Kong para establecer un marco que proteja la seguridad nacional”.

Manifestantes contra la ley de seguridad nacional marchan en el aniversario del traspaso de Hong Kong a China por parte de Gran Bretaña
Manifestantes contra la ley de seguridad nacional marchan en el aniversario del traspaso de Hong Kong a China por parte de Gran Bretaña
(TYRONE SIU / Reuters)




Shen afirmó que el Gobierno central “concede gran importancia al respeto de los derechos humanos” y recalcó que el modelo de ‘un país, dos sistemas’ es “la política nacional” de China.

Asimismo, aseguró que los derechos y libertades reconocidos por la Convención Internacional de Derechos Civiles y Políticos y la Convención Internacional sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales -ambos consagrados en la Ley Básica- están “en línea con el espíritu de la ley de seguridad nacional”.

Respecto a las eventuales sanciones anunciadas por Estados Unidos por la aprobación de la ley, Shen reiteró que se trata de “un asunto interno” de China y que “el tiempo en que los chinos tenían que complacer a otros ha pasado”.

Zhang indicó que la nueva agencia nacional que contempla la ley para salvaguardar la seguridad nacional en Hong Kong no entra en el ámbito del artículo 22 de la Ley Básica, que establece que todas las oficinas del gobierno central deben someterse a las regulaciones de la ciudad.

Momento del arresto de uno de los manifestantes
Momento del arresto de uno de los manifestantes
(Kin Cheung / AP)




Según él, ese extremo es “para asegurar que puede llevar a cabo sus cometidos de acuerdo a la ley. Al estar los casos que llevará sujetos al secreto nacional, el Gobierno de Hong Kong no puede ejercer control sobre ella, lo que es razonable y legítimo”, dijo.

La jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, aseguró hoy durante un discurso que la ley, cuyo contenido solo se ha dado a conocer una vez promulgada, es “constitucional, legal, sensata y razonable”.

Para Lam, “la ley es un punto de inflexión para sacar a Hong Kong del callejón sin salida en el que se encuentra y restaurar la estabilidad y el orden”, aunque buena parte de la población local, además de periodistas, activistas y abogados, temen que la nueva legislación coarte las libertades de las que goza la ciudad china semiautónoma.



Cortesia de La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here