Este martes acababan contrato con el Espanyol doce jugadores entre los que se encuentran Javi López, Diego López, Dídac Vilà, Ander Iturraspe, Víctor Campuzano, Naldo, además de los cedidos Jonathan Calleri, Bernardo Espinosa, Facundo Ferreyra y Sébastien Corchia. Todos ellos, sin embargo, permanecerán en el equipo hasta que termine la temporada debido a la excepcionalidad provocada por la pandemia. Y eso permite que Rufete, ahora entrenador y director deportivo, tenga tiempo para plantear posibles renovaciones.

Pese a todo, y ante un más que probable descenso a Segunda (están a diez puntos de la salvación a falta de seis jornadas), la configuración de la plantilla de cara a la temporada que viene cambiará mucho. Como los ingresos caerán, las necesidades variarán. Y en enero, además, acaba contrato Wu Lei. Demasiadas incógnitas para un equipo que jamás había gastado tanto dinero en fichajes como el pasado verano e invierno.




Wu Lei acaba contrato en enero

Todos los fichajes que se hicieron, a excepción de Iturraspe, tienen contrato largo. Oier Olazábal firmó hasta 2022. Matías Vargas, Fernando Calero, Leandro Cabrera y Adrián Embarba, hasta 2024. Raúl de Tomás, hasta 2026. En ellos el club blanquiazul invirtió alrededor de 60 millones de euros, casi tanto como lo que gastó en las anteriores cinco temporadas. Ninguno de los mencionados tiene en la cláusula nada que les libere en caso de descenso. Ni que rebaje su cláusula. O al menos así lo ha asegurado el club hasta ahora.

Igualmente, se prevé algo parecido a una revolución en el vestuario. Para empezar, la portería pasará a pertenecer a Oier y Andrés Prieto. En defensa, la dirección deportiva deberá decidir si vuelve a renovar a Javi López, si hace lo propio con Dídac Vilà, si opta por usar la opción de un año más de contrato por Naldo y ver cómo gestiona la más que segura baja de Bernardo (aunque el club blanquiazul se reservó una opción de compra sobre el Girona). También cabe la posibilidad de que decidan hacer caja con Cabrera, por lo que los únicos que tienen un puesto más o menos asegurado son Pedrosa, Calero, Pipa y Víctor Gómez. Y Lluís López, cedido en el Tenerife.


Marc Roca y De Tomás, los grandes atractivos de la plantilla blanquiazul

En la medular es donde la dirección deportiva podría ganar más dinero para reforzar a la plantilla con el objetivo de subir cuanto antes. Marc Roca tiene muchas novias desde hace tiempo y Sergi Darder es un jugador con buen cartel. Por otra parte, Embarba tiene experiencia en Segunda, al igual que el capitán David López. Aquí cabe la posibilidad de dar más responsabilidad a Óscar Melendo, desaparecido esta temporada, y a jóvenes como Pol Lozano, Nico Melamed o Dani
Villahermosa. Álex López, por su parte, volverá de su cesión en el Lugo.



La delantera supone otro quebradero de cabeza porque sólo De Tomás y Vargas tienen contrato asegurado, además de Javi Puado, que volverá de su cesión en el Zaragoza. No obstante, lo que pasará con De Tomás es una incógnita. Es un jugador de nivel europeo y dependerá de las ofertas que lleguen y de la voluntad del ariete. También es una incógnita el futuro de Wu Lei, que acaba contrato en enero, atrae a diferentes clubes de Europa por su valor en China pero también aporta músculo económico al conjunto barcelonés.


Se busca entrenador para volver a Primera cuanto antes

Además, se añade la necesidad de encontrar a un técnico capacitado para dirigir una plantilla de Segunda cuyo único objetivo es el ascenso. Suenan como posibilidades los ex jugadores pericos José Rojo Martín ‘Pacheta’, actual entrenador del Elche, y Luis García, que debutó en los banquillos esta temporada al frente del juvenil de la Damm. En las últimas horas se han sumado nombres como el de Gabriel Heinze, que hasta marzo dirigió al Vélez Sarsfield argentino, y Curro Torres, recién destituido del Lugo.



Cortesia de La Vanguardia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here