La Fiscalía de Barcelona pide 18 años y medio de cárcel para Manuel Murillo, el vecino Terrassa (Barcelona) de extrema derecha acusado de haber planeado matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en venganza por la exhumación de Franco del Valle de los Caídos.

En su escrito de calificación remitido al juzgado, a que ha tenido acceso Efe, la Fiscalía acusa de los delitos de homicidio en grado de proposición, tenencia y depósito de armas y municiones prohibidas, así como explosivos, a Manuel Murillo, hijo del último alcalde franquista de Rubí (Barcelona) y vinculado a entornos de extrema derecha.

El hombre hizo comentarios en un grupo de Whatsapp contrarios a la decisión de exhumar a Franco, y sobre Sánchez dijo que le “gustaría tenerlo en el punto de mira”, y en su domicilio tenía un arsenal de 16 armas cortas y seis largas, con rifles de precisión y un fusil de asalto. 

Según el Ministerio Público, el procesado formaba parte de un grupo de Whatsapp “que reunía a un número no determinado de personas afines a ideología política nacionalista y conservadora, a las que en su mayoría no conocía personalmente”.

Entre julio y septiembre de 2018, el acusado hizo comentarios en este grupo en referencia a la voluntad del Ejecutivo de Pedro Sánchez de exhumar al dictador: “No podemos permitir que humillen al Generalisimo Francisco Franco ni a José Antonio Primo de Rivera. Es una venganza por haber perdido la guerra”. “No lo voy a consentir. Si es preciso me voy a ir armado y me sentaré en la tumba de Franco y si se acercan disparo. Si tocan a Franco sugiero que empiece la guerra otra vez por nuestro honor, patriotas no podemos consentir. Y esta vez no dejaremos ni uno”, abundó.

La fiscal constata que durante ese periodo se fue fraguando en el acusado M.M.S. un discurso de rechazo hacia la figura de Pedro Sánchez, y que, según relata, culminó “en el deseo expresado de forma explícita de acabar con su vida como medio para forzar un cambio de en la vida política del país”. 

Así, recoge algunos de los mensajes del acusado como: “Al Sánchez hay que ir a cazarlo como un cuerno (ciervo) y poner la cabeza en la chimenea. Tantos cazadores en España y ninguno tiene cojones. Solo matan pobres animalitos que no rompen España, a este sí que hay que cazarlo”. “Nos hemos de mojar y actuar. Yo estoy dispuesto. Mi mayor ilusión es meter al traidor de Sánchez debajo de la lápida de Franco. Quizás estoy hablando mucho pero dijo lo que siento en mi corazón. Viva España”, expresó.

“Con un tiro preciso se acaba con el Sánchez”

Así, pidió en el grupo de Whatsapp ayuda y organización para preparar una actuación para matar a Sánchez, asegurando que contaba con un arsenal de armas y llegó a decir: “Yo lo hago. Necesito ayuda y tiene que ser patriotas (…) Soy un francotirador y con un tiro preciso se acaba el Sánchez antes de que del todo hunda a España. No haría falta guerras”.

El hombre, que llevaba tres décadas trabajando de vigilante de seguridad y tenía un arsenal de armas en su casa, fue detenido en noviembre de 2018, después de que lo denunciara ante los Mossos una dirigente local de Vox que formaba parte de grupos de wasap donde el acusado anunció su intención de matar a Sànchez.



Link Original