ABC Diario-
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, compartió con los sanitarios de Castilla y León el «tremendo dolor» por la muerte de la médico del centro de salud de la localidad salmantina de La Fuente de San Esteban, que falleció el pasado lunes en su domicilio, tras llevar más de una semana con síntomas de la enfermedad del Covid-19. Además, aseguró que la «obsesión» de la Consejería es conseguir el material necesario, hasta el punto de subrayar que se «dejarán la piel» para que los profesionales estén menos expuestos.

En una carta dirigida al personal sanitario, a la que ha tenido acceso la Agencia Ical, Casado reconoció que «nadie» está preparado para hacer frente a la crisis sanitaria generada por el coronavirus, «ni material ni emocionalmente». No en vano, confesó que esta situación ha «superado» todas «nuestras posibilidades». «Nos ha llevado más allá de los límites y nos está poniendo continuamente a prueba», añadió.

Junto al dolor por la pérdida de una compañera, se une la idea de que la administración no puede proteger a los profesionales como desearía. «No es por falta de esfuerzos, que se han hecho y se siguen haciendo todo lo humanamente posible, sino por la falta de stock a nivel mundial», apuntó en su carta.

Por último, la consejera animó a los «magníficos» profesionales, que sostienen el sistema sanitario de Castilla y León, a continuar con la atención de los pacientes para hacer frente al Covid-19.

ABC Diario