Incendian viviendas de una hermana de Evo Morales y de dos gobernadores

El presidente de Bolivia, Evo Morales, denunció este sábado (09.11.2019) que la casa de su hermana en la ciudad de Oruro fue incendiada, así como las viviendas de los gobernadores de la región homónima y de Chuquisaca, en medio de las fuertes protestas que se extienden por varias partes del país.

«Denunciamos y condenamos ante la comunidad internacional y pueblo boliviano que el plan de golpe fascista ejecuta actos violentos con grupos irregulares que incendiaron la casa de gobernadores de Chuquisaca y Oruro y de mi hermana en esa ciudad», dijo Morales en su cuenta de Twitter.

Puede interesarle: Jefe militar de las fuerzas armadas de Bolivia: «Nunca nos enfrentaremos con el pueblo, a quien nos debemos»

La casa del gobernador del departamento boliviano de Oruro, Victor Hugo Vásquez, del oficialista Movimiento al Socialismo (MAS), fue incendiada, presuntamente, por manifestantes opositores al presidente Morales.

«Quiero denunciar a la comunidad internacional que mi inmueble sufrió un atentado», señaló en Twitter el gobernador de Chuquisaca, Esteban Urquizu, quien también escribió: «Queremos paz!».

Quemas y saqueos

Los incidentes se registraron en medio de una jornada de amotinamientos policiales en protesta contra su reelección, que consideran fraudulenta. Según videos publicados por militantes del MAS y habitantes de Oruro, un grupo de personas saquearon e incendiaron las casas de los dirigentes de esa región del oeste del país.

El pasado miércoles una turba incendió la Alcaldía de la ciudad de Vinto, cuya alcaldesa, la también oficialista Patricia Arce, fue arrastrada por la calle, donde la rociaron con pintura y le cortaron el pelo, hasta que fue rescatada por la Policía.

Arce corría descalza por la calle entre empujones, hasta caer al suelo entre una multitud que gritaba «asesina», según mostraron las imágenes de medios bolivianos.

Lea además: Bolivia: Morales denuncia golpe de Estado, autoridades amanecen con vigilias

Bolivien Polizei rebelliert und schließt sich in mehreren Städten den Protesten an (AFP/D. Walker)
Los amotinamientos de grupos policiales en contra del gobierno comenzaron el viernes por la noche y continuaron este sábado.

El diálogo se agotó

Precisamente este sábado el presidente de Bolivia llamó a la oposición a participar en una mesa de diálogo en busca de la pacificación del país.

Las protestas, que ya dejan tres muertos y 384 heridos, según datos de la Defensoría del Pueblo, comenzaron hace casi tres semanas en Bolivia después de que la oposición y movimientos ciudadanos denunciaran fraude en el recuento de votos a favor del presidente, al que el órgano electoral dio como vencedor para un cuarto mandato consecutivo. La oposición y los comités cívicos del país no reconocen la victoria de Morales, exigen su renuncia y reclaman nuevas elecciones.

Para el expresidente y candidato a la Presidencia de Bolivia, Carlos Mesa, la vía del diálogo ya se agotó y que el país está en un momento histórico por la naturaleza de las manifestaciones y que recae en el mandatario Evo Morales la salida pacífica a la crisis.

El canciller mexicano Marcelo Ebrard calificó de «muy grave» la situación por la situación que se vive actualmente en Bolivia y compartió que el Gobierno de su país ya cuenta con solicitudes de asilo que atenderá.

La noche del sábado se confirmó también la renuncia del gobernador de Potosí, Juan Carlos Cejas, el alcalde de esa misma ciudad, William Cervantes, y el alcalde de Oruro, Saúl Aguilar. Los tres pertenecen al partido del presidente boliviano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *