Las iglesias de Nicaragua, principalmente evangélicas y católicas, se suman a los sectores sociales que más se ha visto golpeados por el Covid-19. Hasta la fecha se registran 64 líderes religiosos fallecidos en el contexto de más de tres meses de pandemia. Esto representa una pérdida irreparable para las organizaciones, puesto que para el cargo de un pastor o un sacerdote se requiere de un proceso de preparación, declararon fuentes religiosas.

Monseñor Abelardo Mata, vocero y secretario general de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), declaró que la Iglesia católica registra la muerte de tres sacerdotes, uno de Granada y dos de León, y la del obispo César Bosco Vivas Robelo. Además, informó que se encuentran dos sacerdotes de Managua con síntomas de Covid-19.

«Siempre duele la pérdida de un sacerdote, pero alegra cuando este sacerdote muere siendo fiel a sus votos para con Dios y con la Iglesia, es una verdadera victoria para la comunidad creyente», declaró Mata.

Lea además: Iglesia Católica se queja de desinformación sobre Covid-19 e invita a sus fieles a quedarse en casa

El líder religioso señaló que la muerte de un presbítero o un obispo en estado activo es un duro golpe para la administración de una diócesis católica por el proceso que lleva elegir a un nuevo sacerdote. «Cuando en una diócesis hay poco personal para el pastoreo, pronto se empieza a sentir la pérdida de ese apoyo. Cada Diócesis lleva sus propios registros y elencos diocesanos. Todo se va fijando según se van dando los casos de fallecimientos de sacerdotes, así como de la unción de los nuevos», refirió.

En cuanto a la reposición de un obispo, el representante de la CEN dijo que «no es cosa fácil» porque se necesita de «un largo camino de oración y consultas».

Iglesia evangélica, la más golpeada

Los registros muestran que las iglesias evangélicas son las más golpeadas por el número de fallecidos en el contexto de la pandemia. La Alianza Evangélica Nicaragüense reportó hace dos semanas que entre el 12 de abril y 15 de junio habían muerto al menos 44 pastores y evangelistas, sin embargo en una nueva actualización de  sus registros informó de otros 16 líderes cristianos que  pasaron a la presencia del Señor, incluyendo un miembro fundador de la Alianza, cuyo desceso fue el jueves pasado.

«Segundo registro de héroes de la fe cristianos evangélicos que han pasado con nuestro Salvador, Señor y Rey Jesús de Nazareth en estos tiempos de la pandemia que afecta al mundo», se lee en el encabezado de un nuevo listado de 16 pastores fallecidos, cuya información es recogida a través de las delegaciones de la organización, que agremia a  unos 16,200 templos.

El nuevo reporte abarca a muertes de entre 18 y 23 de junio, más un fallecido del 30 de mayo. Managua es el departamento más golpeado por estas pérdidas. En el nuevo listado, hay fallecidos de Masaya, Estelí, Carazo, el Atlántico Norte, Matagalpa, Jinotega, Managua. El director de radio Cepad está entre los decesos de la semana pasada.

“También hay familias pastorales que se están reponiendo en sus casas, como es el caso en Matagalpa y Managua”, dijo en su momento Mauricio Fonseca, presidente de la Alianza Evangélica.

Pérdida de líderes evangélicos, irreparable

El obispo Adolfo Sequeira, supervisor nacional de las Iglesias de Dios, también destacó que el fallecimiento de un pastor para la organización es una «pérdida irreparable», porque cada líder tiene tiene distintos dones, talentos, virtudes,  visiones y experiencias. «La formación de un líder es un proceso que lleva mucho tiempo, porque los líderes se hacen. De manera que no podemos decir voy a reponer X o Y líder, porque también hay diferentes estilos de líderes», declaró.

A finales de abril e inicios de mayo la Iglesia evangélica y católica anunciaron la cancelación de servicios presenciales como medida de prevención del coronavirus, y optaron por los servicios en línea. Actualmente, las distintas denominaciones de las iglesias cristianas mantienen cerrado los templos hasta nuevo aviso. Sin embargo, otros, como la Iglesia de Dios La Profecía anunció la reanudación de los cultos.

En su momento, Fonseca dijo que aproximadamente 16,200 templos fueron cerrados por la pandemia.

¿Qué representa una pérdida  de líder religioso?

La psicóloga clínica Alba Roni, manifestó que la muerte de un líder religioso lo resiente la feligresía, y la misma sociedad, por el apoyo espiritual y emocional que este brinda a la persona y a la familia, es por eso, que muchas veces la pérdida de un pastor o sacerdote puede ser más dolorosa que el fallecimiento de un miembro de la familia.

«Los feligreses están conectados con sus líderes no solo por su costumbre y relaciones de apegos establecidas durante el tiempo de la relación, sino por creencias, emociones, conciencia y conductas, donde el líder influye de manera significativa en la vida de los feligreses para ser mejor personas», declaró la experta.

La psicóloga refirió que el pastor o sacerdote también son puntos de referencias de comportamientos y conciencia sobre cómo conducir sus vidas.

Al respecto, el sociólogo Cirilo Otero describió a los líderes religiosos como moldeadores del comportamiento moral del ser humano, lo que es un factor muy importante para las relaciones interpersonales y grupos sociales de cualquier parte del mundo.

«Las religiones juegan un papel muy importante en la sociedad. Hemos perdido a varios pastores y eso es lamentable para el crecimiento de los valores morales en la sociedad, esto tiene repercusión a largo plazo, en la medida que la sociedad se aleja de las religiones tiene menos conceptos y valores morales», señaló.

Otros sectores golpeados

El gremio médico es otro grupo social que se ha visto fuertemente golpeado por la pandemia, principalmente por estar en la primera línea de defensa en la lucha contra el Covid-19. Según datos del Observatorio Ciudadano, hasta el 24 de junio reportan 652 trabajadores de la salud con sintomatología asociada o presuntiva de Covid-19, de los cuales 78 han fallecido.

Por su parte, la Unión Nacional de Abogados y Notarios de Nicaragua (Unanic) registra 53 muertes de sus miembros, mientras que el Colegio de Contadores Públicos de Nicaragua (CCPN) contabilizan 15 profesionales fallecidos y 16 familiares de asociados.

Lea además: Registro de abogados y contadores públicos muertos por Covid-19 superan cifra que reconoce el Minsa

El Ministerio de Salud registró hasta el 23 de junio  2,170 casos confirmados y solamente 74 fallecidos. Sin embargo, estas cifras contrastan con la del Observatorio Ciudadano, que hasta este 24 de junio reporta 6,775 casos sospechosos de Covid-19 en toda Nicaragua  y 1,878 muertes, de las cuales 129 personas fueron declaradas muertas por “neumonía atípica” y 1,749 como sospechosas de Covid-19.

Medidas a tomar

El doctor Rafael Amador, especialista en epidemiología, recordó a los líderes religiosos que el país se encuentra en la fase de transmisión comunitaria donde los casos de contagio se mantiene en aumento, por lo que recomendó ser estricto en el uso de las medidas de higiene.

«Mientras no baje la situación que tenemos ahorita y sigamos replicando el contagio, se corre el riesgo que si vos concentras personas en lugares cerrados y comienzan a cantar y luego se van a quitar la mascarilla y de pronto van a estar a menos de un metro de distancia, toda esa gente va a estar sometida, de una u otra forma, a procesos de contagio», explicó el especialista.

Puede interesarle: Pobladores con síntomas de Covid-19, siguen evitando hospitales y aumentan consultas telefónicas, señala Unidad Médica Nicaragüense

El epidemiólogo señaló que al pastor o sacerdote se le hará difícil contener el entusiasmo de la congregación, por lo que aconsejó que la iglesia que vaya a reabrir sus puertas deberá medir la temperatura a cada persona antes de entrar al templo, obligar a lavarse las manos con agua y jabón, mantener las sillas distantes, a menos a 1.5 metros de distancia y usar en todo el servicio las mascarillas.

«Se debe cumplir estrictamente lo que se ha recomendado para cualquier lugar que haya conglomerado de personas, en el momento que empiece a fallar eso están expuestos a un brote enorme», agregó el doctor Amador, quien ejemplificó la situación con los países que han levantado la cuarentena y han registrado un nuevo brote del virus.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, aconsejó a los líderes religiosos “idear nuevas formas de saludo entre la comunidad que disminuyan el riesgo de transmisión del coronavirus”, entre los que sugiere “sustituir abrazos, besos y apretones de manos por una reverencia, el signo de la paz o un saludo en lengua de señas desde la distancia física prescrita”.



Cortesia de La Prensa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here