Nuevo traspiés en la relación entre los dos socios del Gobierno, esta vez a cuenta de los impuestos y de los próximos Presupuestos Generales del Estado. Unidas Podemos ha anunciado este jueves que las cuentas para 2020 incluirán la subida del IVA del tabaco y de las casas de apuestas, algo que fuentes de Hacienda no han tardado en desmentir. En un caso porque “no se puede” y en otro, porque se trata simplemente de una “propuesta de Podemos”.

“El IVA del tabaco no se puede subir porque está al 21%”, han señalado fuentes del departamento de María Jesús Montero, en reacción al alza del impuesto sobre este artículo que este mismo jueves el diputado de Unidas Podemos Txema Guijarro ha adelantado que se incorporará al proyecto de ley de Presupuestos que ultima Hacienda.

Casas de apuestas

Guijarro también ha asegurado que el Gobierno propondrá subir el IVA que pagan las casas de apuestas, un asunto sobre que Hacienda ha optado por desentenderse este jueves. Fuentes del Ministerio han indicado que se trata simplemente de una “propuesta de Podemos” y que esta medida no figura en el acuerdo de coalición entre el PSOE y Unidas Podemos que, en principio, guía los pasos legislativos del Gobierno, aunque no siempre. Tampoco figuraba la reforma del Código Penal para modificar el delito de sedición, que en principio figura entre las 92 leyes que el Gobierno quiere ver aprobadas en 2020.

Veterinario y productos femeninos

Además de estas dos supuestas subidas del IVA, rápidamente desmentidas por Hacienda, Guijarro se ha referido a otras dos medidas que previsiblemente sí estarán en el proyecto de Presupuestos, la bajada del IVA de los servicios veterinarios y de los productos de higiene femenina.

Ya figuraban en el malogrado proyecto del Gobierno del PSOE para las cuentas de 2019 y también está contemplado en el pacto de coalición.

Nuevo “tropiezo”

Hacienda ha dejado bastante claro que en sus planes no figura subir el IVA del tabaco o de las casas de apuestas, en lo que es un nuevo desencuentro entre los dos socios del Gobierno. Se produce, además, menos de una semana después de que dirigentes del PSOE y de Unidas Podemos se reunieran en el Congreso para limar las diferencias que se habían registrado en los días anteriores entre ministros de un signo y otro.

Al día siguiente no habían desaparecido del todo, al menos desde el punto de vista de la interpretación. La vicepresidenta primera, Carmen Calvo, consideró que son “absolutamente normales”, no solo dentro de un Gobierno de coalición, sino de un solo signo político. La ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, habló de “tropiezos“, que consideró que volverían a repetirse, como este mismo jueves a cuenta del IVA del tabaco y de las casas de apuestas.

Los motivos de desencuentro que la semana pasada quedaron encarrilados en ambos casos a favor de las tesis de Unidas Podemos. Uno de ellos tuvo que ver con la intención del Ministerio de Justicia de retrasar la reforma del Código Penal para incluir el “solo sí es sí” en el consentimiento de las relacione sexuales, que el Ministerio de Igualdad quería aprobar antes del 8-M. Previsiblemente, habrá luz verde en el próximo Consejo de Ministros, el martes 3 de marzo.

El “sólo sí es sí” con la derogación de la LOMCE

Esta reforma limitada del Código Penal en materia de consentimiento -porque el Gobierno estudia una “amplia”, que también modificaría la sedición y quizá la rebelión-, se incluye en la Ley de Violencias Sexuales, la norma estrella de la ministra de Igualdad, Irene Montero, que también incorpora medidas de prevención.

Si embargo, el martes, cuando se apruebe, previsiblemente tendrá que compartir protagonismo en la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros con la propuesta de ley que también está previsto que vea la luz ese día para derogar la LOMCE y poner en marcha una nueva ley educativa.

En principio, en Educación contaban con que el Consejo de Ministros aprobaría el proyecto de la ley de Educación el martes pasado, pero finalmente la previsión es que lo haga también el martes que viene. 

Por otra parte, la semana pasada también pareció que PSOE y Unidas Podemos habían llegado a un punto común sobre la política de asilo, que afirmaron que finalmente no se endurecerá, como había planteado el Ministerio del Interior y deploró el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias. En todo caso, las diferencias en materia migratoria no han desaparecido. Tras las sentencia del Tribunal de la UE que las avaló, el número dos del ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska,  dijo esta semana que no le “constan” que, como dice Iglesias, el ministro hubiera dicho que las devoluciones en caliente “no se pueden producir”.



Link Original