Dicen que un árbitro puede no ver algo que ocurrió, pero jamás algo que no pasó. Sin embargo esa escena se dio hoy en un partido fundamental en la lucha por no descender en la Liga de España cuando el árbitro Ricardo De Burgos cobró un insólito penal para el Mallorca en su partido con Celta de Vigo.

La jugada ocurrió a los siete minutos del primer tiempo: Santi Mina recibió en su área la descarga de su compañero Filip Bradaric, cuando Daniel Rodríguez, en su intento de ganar la posesión de la pelota, decidió simular una falta que no sólo nunca existió… sino que ni siquiera hubo contacto, pero el árbitro De Burgos convalidó el engaño.

El VAR intentó salvar el grosero error del juez y lo invitó a repasar la jugada, acto en el que se demoró cerca de seis minutos… ¡para terminar ratificando la decisión!

Automáticamente los comentarios de incredulidad ante semejante fallo inundaron las redes, máxime porque el perjuicio para el Celta de Vigo (Ante Budimir cambió el penal por gol) podría significar nada más y nada menos que quedar a las puertas de la zona de descenso directo, de la que saldría el Mallorca.

Posiciones en la Liga de España

Cortesia de Tn.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here