Dirkje McKay es una jubilada de 69 años que radica en St. Catharines, en Canadá, la cual se ha convertido en millonaria de la noche a la mañana y literalmente, sin haber hecho nada para lograrlo.

Resulta ser esta mujer suele ser jugadora habitual de la lotería y suele apostar por combinaciones conformadas por las fechas de cumpleaños de algunos de sus familiares; sin embargo, el pasado 19 de junio ganó un premio equivalente a $7 millones de dólares sin haber comprado un billete. Esto porque recibió una invitación de la Lotería de Ontario para participar en el sorteo de Lotto Max con un ticket que ellos le obsequiaron.

“Siempre deseas y esperas que esto te ocurra alguna vez en tu vida, pero cuando por fin sucede, el golpe es muy fuerte. Ha sido una amplia gama de emociones, casi como una montaña rusa, que va desde la alegría hasta la ansiedad”, comentó la afortunada ganadora a un medio de su localidad.

McKay contó también que supo que había sido la máxima ganadora estando con una de sus amigas. Tomó el periódico y su billete y al revisar el resultado, no podía creerlo. Así que se comunicó con uno de sus yernos para que le corroborara que había sido ella la ganadora y este le confirmó la buena nueva.

Ahora, la mujer desea con su premio poder adquirir una casa propia, que tenga lavadora y secadora, así como calefacción. También dijo que le regalará un auto a su mejor amiga para que la visite más seguido y puedan viajar juntas.



Cortesia de La Opinion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here