CHICAGO (AP) — Los homicidios y tiroteos han aumentado bruscamente en Chicago en los primeros siete meses del año.

Desde el 1 de enero hasta el final de julio se produjeron 440 homicidios y 2.240 personas fueron baleadas, incluidas las víctimas fatales, según estadísticas dadas a conocer el sábado por el departamento de policía.

Esto se compara con 290 homicidios y 1.480 tiroteos en igual período de 2019.

Julio fue el mes más violento, con 105 homicidios y 584 personas baleadas. Un niño de nueve años murió el viernes cuando alguien abrió fuego hacia un grupo de gente en el que se encontraban él y sus amigos, informó la policía.

Sin embargo, el delito en general, que incluye crímenes violentos, robos y hurtos, disminuyó 9% con respecto al mismo período del año pasado. Los robos disminuyeron en un 26% y los asaltos sexuales en 19%, según la policía.

La policía está enviando más agentes a los barrios y se ha “concentrado en la formación de equipos capaces de enfrentar los crímenes violentos en nuestros barrios más vulnerables”, dijo el jefe de policía David O. Brown en un comunicado de prensa.

Recientemente, el presidente Donald Trump anunció que enviaría agentes federales a Chicago y otras ciudades para ayudar a las autoridades locales a combatir la delincuencia.

La alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot, respondió en una carta que “necesitamos que usted, como presidente, asuma una posición de liderazgo para aprobar leyes sobre armas significativas y sensatas, lo que hasta el momento usted se ha negado a hacer”.

Cortesia AP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here