El director de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, señaló que, mientras en el país los casos de Covid-19 se duplican cada cuatro a cinco días, en Cochabamba eso ocurre cada tres. Lamentó que gente de poblaciones como K’ara K’ara y Chapare sigan “peleando” contra la cuarentena y el Gobierno, en lugar de cuidarse.

Prieto señaló que los casos de Covid-19 en Bolivia están en ascenso y que el país va hacia una pandemia explosiva. “El problema es que la velocidad de transmisión se está acelerando (diariamente se sobrepasan los mil casos). Esperamos que con las medidas de excepción se puedan captar más casos y cortar la transmisión”.

Esas medidas son el rastrillaje, que se realizan en ciudades, así como la habilitación de los centros de aislamiento y los centros de tratamiento de casos precoces y de los graves.

Prieto indicó que es muy importante destacar que el país tiene un alto nivel de recuperación. Es decir, de pacientes que vencen al virus y reciben el alta médica. Según datos divulgados por el Ministerio de Salud el viernes 3 de julio, hasta el momento son 10.766 las personas que lograron vencer la enfermedad en todo el país. 

Si sigue este ritmo de aceleración de casos de coronavirus, se prevé que la explosión se registrará entre julio y agostoHasta el 3 de julio los casos positivos de coronavirus en Bolivia eran 36.818.

Epidemiología se basa en los períodos de duplicación de casos y en el ascenso de número de los mismos por regiones, para hacer proyecciones de riesgo. “Lo que más me preocupa en este momento es Cochabamba y es por el comportamiento de la población, pues en vez de cuidarse está peleando contra nosotros (Gobierno)”, dijo Priego.

En el país primero se duplicaban los casos cada diez días. Luego cada siete u ocho; posteriormente, cada seis. “En este momento estamos entre 4 y cinco, pero en el caso de Cochabamba, casi cada tres días. Eso aumenta su probabilidad de riesgo”.

Los factores de riesgo son la flexibilización de la cuarentena, que la población no utilice barbijo, así como la venta irrestricta sin control en los mercados. “Todo eso acelera la curva de tendencia. Vemos que en K’ara K’ara y Chapare salen más muertos. Nos llama la atención que la gente no entienda que, con estas medidas de presión, se arriesgan y llevan el contagio a una situación completamente irracional”, manifestó el epidemiólogo.

No obstante, también indicó que algunos sectores de esas zonas conflictivas empiezan a tomar conciencia y han empezado a desobedecer a sus dirigentes. “En este momento de qué sirve el dinero, el poder o el prestigio. Si uno se contagia y pasa todas las fases hasta llegar a la intubación, ese paciente queda en las manos de Dios. Ni las personas con posibilidades (económicas) pueden trasladarse a otros países que poseen tecnología más avanzada. El mundo entero está en el mismo colapso”, añadió.

Con esta reflexión, el director nacional de Epidemiología pidió a la población que asuma su responsabilidad, que se cuide para salvar su vida y la de los suyos. Como está ahora la situación, vaticinó que el pico máximo de coronavirus se podría extender incluso hasta septiembre con más de 100 mil casos. 

Dijo que la tasa de letalidad en el país es baja, pues es menos del 3%, pero cuando se llegue al pico máximo el número de fallecidos puede llegar a 3.000.
 



Cortesia El Deber

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here