Endrygol dio la sorpresa. Amparada en una excelente e inteligente conducción del zuliano Jaime “Pocho” Lugo, la cuatroañera propiedad del entrenador de fútbol Eduardo Saragó derrotó al estadounidense Tap Daddy, que no pudo repetir y se conformó con escoltar a la novena yegua ganadora del Clásico Simón Bolívar.

La prueba más importante del calendario hípico venezolano contó con un numeroso marco de público en el hipódromo La Rinconada, que, si bien no tuvo la misma asistencia de la Gala Hípica, sí contó con tribunas pobladas y expectativa por el desenlace de la edición 73 de la selectiva de milla y media.

Una bolsa al menos aceptable de más de 13 mil dólares a la tasa de cambio actual, el regreso de las transmisiones televisivas, con una puesta en antena todavía muy mejorable, sobre todo en términos de producción, y la entrega de un vistoso trofeo al ganador fueron aspectos que ayudaron a devolverle algo de brillo a la tradicional jornada del último domingo de octubre en el óvalo de Coche.

Antes de la partida del evento central, el desfile de corceles con monturas de gala y la bandera con la insignia del Clásico recordaron épocas pretéritas del Bolívar. Al salir a la pista, los siete competidores respetaron el protocolo y la llegada ordenada hasta el fondo de la recta.

La largada sorprendió con un escenario no esperado en cuanto al planteamiento de la carrera. Al pasar por las tribunas por primera vez, el casi siempre atropellador El Gran Perseo lideraba el evento, seguido de Tap Daddy, su compañera de cuadra Blue Angel adentro y sin perder de vista a la yegua Endrygol. Mayoral, el llamado a seguir la velocidad, se ubicó inesperadamente último a unos 10 largos del primer lugar.

Tras el giro de la curva de la veterinaria, Tap Daddy desplazó a El Gran Perseo, que no abandonó del todo la lucha, y Endrygol ya tercera cazando la carrera. Mayoral no progresaba. 23, 72.2 y 98 la milla fueron los primeros parciales del Clásico.

Al pasar la tribuna de traqueos y acercarse a la última curva, el estadounidense parecía escaparse. El jinete del puntero Cipriano Gil empezó a voltear y se dio cuenta del accionar de Endrygol. Lugo movió a la yegua en los 700 y al entrar en la recta final se pegó adentro para emparejar al ganador del año pasado. Fustigó con la zurda el segundo en la estadística nacional y pese, a que el invasor reaccionó sobre la raya cuando Gil cambió el látigo a la izquierda, la pupila de Ramón García sacó un cuarto de cuerpo de ventaja en la sentencia.

My Racing Mate llegó tercero, cuarto El Gran Perseo en meritoria actuación y cerró la pizarra un decepcionante Mayoral que nunca fue enemigo y pareció equivocar la estrategia. El tiempo de la competencia fue 152 exactos con un flojo remate de 27.4 en los últimos cuatrocientos.

Al finalizar la prueba, Saragó armó su “show” al lanzarse a la pista a buscar a su campeona. El director técnico se emocionó mucho y hasta soltó unas cuantas lágrimas por el triunfo. “No tengo tantos años en el hipismo para merecer una satisfacción de este nivel, así que lo disfruto como el que no sabe lo que ganó”, explicó el futbolero a la transmisión del INH. Minutos más tarde, el propietario confirmó que la hija de Evolutionist se va a la cría en el haras Los Caracaros luego de dejar campaña de 13-9 y más de 230 millones de bolívares en producción en el hipódromo La Rinconada.

El zuliano Lugo se llevó su tercera magna prueba tras Arzak (2003) y Gran Will (2017). El “Pocho” recordó que “Endrygol tiene clase, es la campeona de La Rinconada y lo demostró”. Luego de tomarse la foto, la yegua se marchó hacia las caballerizas y al pasar por la tribuna C, la gente se tomaba selfies con la ganadora, que se paraba y parecía posar como toda una celebridad.

Del otro lado, los dueños de Tap Daddy lamentaban la derrota y la lesión de su pupilo al terminar el Clásico. El importado llegó claudicando, quizás por el esfuerzo innecesario e inexplicable de correr 6.200 metros en menos de dos meses. El hijo de Scatt Daddy seguramente irá a la cría, donde se perfila como un cotizado semental.

@cristobnaranjo