La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), de Naciones Unidas, en su último informe, advirtió que en América Latina más de 2.700.000 empresas formales se verían obligadas a cerrar, por los efectos económicos de la pandemia; lo cual significaría la pérdida de 8,5 millones de empleos dentro de los próximos 6 meses.

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva del organismo internacional, se refirió al caso nacional precisando que 140.000 empresas formales podrían cerrar sus puertas en la nación. Algo que, según la funcionaria, se debe a que por lo menos el 88% de las empresas formales de toda América Latina son microempresas, y 2’650.528 de estas, se estima deban declararse insolventes.

De hecho, mientras las microempresas reciban el mayo impacto por los efectos económicos, alrededor de 98.708 pequeñas empresas cerrarían, 5.943 medianas y apenas 406 grandes.

 

Ante este panorama, la célula económica propone que se extiendan los plazos de las medidas de apoyo a liquidez y al acceso al crédito, también que haya un cofinanciamiento de las nóminas salariales, y que desde los Gobiernos nacionales se brinde un apoyo a las empresas de todo tamaño.



Cortesia Caracol

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here