Si no tienes aire acondicionado, es probable que tu casa se sienta como una sauna en estos días, pero seguro que tienes algún ventilador de modo que vamos a explicarte un sencillo truco que te permitirá, con la ayuda de dos botellas, conseguir aire frío en casa.

¿Necesitas refrescarte? Prueba el truco de la botella para que el aire del ventilador salga frío

Seguro que en alguna ocasión te habrán dicho que si enciendes un ventilador y colocas un cubo con hielo delante, el aire que mueve el ventilador se convierte en aire fresco, pero además de este sencillo truco, tenemos otro que es muy similar aunque parece que permite que el aire frío se mantenga más tiempo.

Veamos qué se necesita para hacer este truco y los pasos a seguir:

  • Dos botellas de plástico de aguas vacías.
  • Un destornillador.
  • Un mechero.
  • Un cúter.
  • Un alambre.
  • Cubitos de hielo.

Pasos

  1. El primer paso que tenemos que seguir para poder hacer este truco es calentar la punta del destornillador con la ayuda del mechero (o una cerilla), de modo que nos sea fácil hacer con él una agujero a la botella.
  2. El siguiente paso será hacer una serie de agujeros a cada botella. Los agujeros, los tenemos que hacer de forma simétrica a lo largo de toda la botella. Debemos procurar que sean todos del mismo diámetro, y que tengan la misma distancia entre ellos. Seguramente el destornillador se te va a enfriar mientras haces los agujeros. Si esto te ocurre, será necesario que vuelvas a calentar el destornillador.
  3. Una vez tenemos hechos todos los agujeros, cogemos el cuter y tenemos que cortar la base de cada botella.
  4. El siguiente paso consistirá en coger el alambre y lo pasamos por la parte trasera del ventilador (en uno de los lados) y con este sujetamos una de las botellas (será bueno que lo hagas boca abajo con el tapón puesto y que ates el alambre al cuello de la botella). Haces lo mismo con otro alambre y otra botella, en el otro lado del ventilador.
  5. Será bueno además que con otros dos trozos de alambre, sujetamos también las botellas por uno de los agujeros que coincidan con la base de cada botella.
  6. A continuación, tenemos que coger un montón de cubitos (que no sean demasiado grandes) y los ponemos dentro de cada una de las botellas.
  7. El último paso de todos, será encender el ventilador y comprobar de qué modo el aire sale por fin frío y podemos disfrutar un verano algo más fresco en casa.

Además, el truco no es solo fácil de hacer sino que no implica gasto alguno, ya que las botellas, seguro que las tenéis por casa, y los cubitos los podéis tener siempre preparados de un día para otro.



Cortesia de Okdiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here