“El que se compromete a la Coalición, se comprometerá a no ser zancudo, ni pactista”

0
24

En esta entrevista con LA PRENSA, Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la opositora Alianza Cívica, aseguró que la Coalición Nacional no es otro pacto entre cúpulas de los sectores por prebendas políticas y cargos, sino que deberán demostrar un compromiso real con la causa ciudadana.

El compromiso inmediato es forzar al régimen a abrir el debate incluyente de las reformas electorales, pues Chamorro advierte que si el dictador Daniel Ortega se niega, «las sanciones internacionales no se van a detener, como tampoco se detendrán la presión interna, que haremos nosotros».

Chamorro detuvo temporalmente su trabajo en el sector empresarial, donde tuvo mucho éxito profesional, para involucrarse en la lucha contra el régimen de  Ortega y Rosario Murillo, con el convencimiento de que la salida debe ser pacífica y por la vía electoral.

Desde que los nicaragüenses se tomaron las calles en abril del 2018 contra la dictadura, Chamorro está involucrado de lleno en la Alianza Cívica.  Junto a la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) trabajan en la conformar la Coalición  Nacional, donde se unan los nicaragüenses de todos los estratos sociales, ideologías políticas y regiones, con la convicción de acabar con 13 años del régimen de Ortega y Murillo y dar paso a construir una Nicaragua en justicia, libertad y democracia.

Sobre la Coalición Nacional han hablado de integrar sin exclusiones a movimientos, organizaciones y partidos, pero hay reclamos públicos de Ciudadanos por la Libertad en ese sentido. ¿Cuál es el plan concreto de estructuración?

Hicimos una convocatoria, no una proclama de algo ya formado. Por lo tanto, estamos abriendo el espacio para discutir sobre la Coalición que queremos como nicaragüenses. La estructura interna de la Coalición, su diseño interno, la visión del país que queremos, la tenemos que construir juntos. Entendemos los señalamientos, pero aquí hay que señalar que estamos abriendo el debate a discutir todas estas cosas de manera sincera y patriótica. Si un partido político u organización no quiere acudir a esta invitación y quiere hacer su rancho aparte, será su responsabilidad. Por nuestra parte, estamos abiertos a la discusión interna de la Coalición que queremos construir para que sea verdaderamente representativa e incluyente.

Lea Además: Félix Maradiaga: “Sanciones contra instituciones y contra la billetera de Ortega”

Algunos dentro de la UNAB y la Alianza rechazan a los partidos pactistas ¿Cómo salvarán ese tema?

El zancudismo y el pactismo es un mal que tenemos que arrancar de raíz en Nicaragua. El que se compromete a la Coalición, se comprometerá a no ser zancudo, ni pactista, ni colaborar con la dictadura. Esto es fundamental para frenar las reformas y leyes que quiera hacer la dictadura de manera unilateral.

¿Una vez conformada la Coalición, cuál es el siguiente paso?

Organizarnos en los territorios en acciones coordinadas de presión cívica y ciudadana para presionar a la dictadura y alcanzar los cambios democráticos que aspiramos. En particular, reformas electorales.  Estamos iniciando una campaña de promoción de las reformas que estará dando que que hablar. Estamos diciendo que las reformas son necesarias para que el nicaragüense pueda comer su arroz y sus frijoles.  ¿Qué tienen que ver las reformas con la comida? Mucho, porque las reformas significarían el cambio hacia la democracia, con democracia habrá estado de derecho, con estado de derecho habrá estabilidad y con estabilidad habrá crecimiento económico e inversiones, con ésto último habrá empleo y con empleo habrá salarios dignos que compren la comida. Esa es la línea de eventos que debe pasar para salir de esta crisis.

Hablan de unidad a través de las organizaciones, pero en Nicaragua la mayoría de la gente  no pertenece a ninguna organización ¿Cómo van llegarse a esa población?

Como Alianza nos estamos organizando en los territorios. Igual lo están haciendo otras organizaciones y los partidos ya tienen estructuras municipales organizadas desde hace años.

¿Cuándo van al terreno porque la gente cuestiona ese alejamiento de los opositores?

«No hemos dejado de ir a los territorios, a pesar de la represión. Lo hacemos en reuniones cerradas y discretas para poderlas hacer.

¿Cómo ejercerán la presión interna si los policías mantienen sitiada las ciudades?

Con acciones simultáneas, bien coordinadas y al mismo tiempo, no podrán reprimir.

Lea También: Crisis económica también afecta a quienes nunca asistirían a manifestaciones contra el régimen

¿Cómo enfrentarán ese bloqueo que es lo que atemoriza a la gente para participar en las protestas que ustedes convocan?

Esto se va ir reduciendo en la medida que se vea un liderazgo unido y comprometido, que es precisamente lo que queremos hacer.

Para las elecciones del 2021 quedan unos 22 meses, pero es menos el tiempo que la oposición tiene para ponerse de acuerdo, conformar la Coalición y presentar las propuestas y hacer campaña. El tiempo está en contra de ustedes, porque el FSLN mantiene su campaña permanente.

Seguimos manteniendo el adelanto de las elecciones. Con doña Violeta (Barrios de Chamorro) la oposición se organizó en cuestión de cuatro meses. Nosotros estamos mucho mejor organizados que la UNO en ese momento.

El 21 de enero pasado la delegación de la Ulianza Cívica y la UNAB abordaron la crisis en Nicaragua con el secretario de Estado de los EE.UU., Mike Pompeo. LA PRENSA/ TOMADO DE TWITTER

El gobierno pondrá sobre la mesa la reforma electoral cuando le convenga, jugando con el tiempo a favor ¿Qué harán de distinto ustedes para forzar a que la reforma se discuta pronto? ¿Qué harán para tener incidencia concreta en esa negociación si desde ya los excluyeron?

Primero, asegurando que ningún partido se preste el juego a apoyar reformas unilaterales. Si no se dan reformas profundas, o si el Gobierno piensa que ganando tiempo gana algo, lo que se va a ganar son más sanciones.  Las sanciones no se van a detener como tampoco se detendrán la presión interna, que haremos nosotros.

Todo indica que Ortega dejará vencer el acuerdo con la OEA y no buscará renovarlo para que la OEA no participe en la negociación de las reformas electorales. ¿De qué valdrían esas reformas? 

Tienen que tener el apoyo de la OEA. Sin ella, cualquier proceso (de reforma) carecería de legitimidad y la dictadura lo sabe.

¿Participarían en las elecciones en ese escenario?

Muy temprano para decirlo. Es importante ir monitoreando el desarrollo de los eventos, el sentimiento popular y las demandas de la población. Si vamos o no, no debería de retrasarnos en organizarnos mejor para luchar por el cambio democrático.

¿Qué harán con el Movimiento Campesino que ha expresado descontento de cómo se está organizando la Coalición? Viajaron a Costa Rica con Medardo Mairena, aprovecharon para hablar de cómo se integrará el Movimiento Campesino a la Coalición o es la Coalición la que debe integrarse al Movimiento Campesino?

El Movimiento Campesino es una organización autónoma como todas las que conforman la Alianza Cívica. Muchas veces se cree que al reclamar ellos que son autónomos, planteamiento justo y correcto a mi punto de ver, se interpreta que quieren separarse. Aquí el que se separa pierde, porque para vencer a la dictadura, tenemos que estar todos juntos. La misión a Costa Rica y esa foto refleja dos cosas, en primer lugar quien es la oposición en Nicaragua y en segundo que en esa variedad de actores radica nuestra fuerza, la fuerza de la representatividad de todos los nicaragüenses.




Source link