El Partido Popular votará a favor del decreto después de una negociación de última hora con el PSOE, según informan a ABC fuentes del PP. La vicepresidenta del Congreso, Ana Pastor, junto al secretario general del Grupo Parlamentario Popular, Guillermo Mariscal, mantuvieron ayer una reunión con la portavoz parlamentaria del PSOE, Adriana Lastra, el diputado Rafael Simancas, con la presencia de Félix Bolaños y José Antonio Montilla. El Gobierno ha aceptado que el decreto sea tramitado como proyecto de ley, lo que permite a la oposición introducir enmiendas.

El Gobierno se enfrenta hoy a la votación del real decreto ley de la «nueva normalidad» en el Congreso de los Diputados. El texto que regulará las medidas sanitarias a partir de ahora, después de que el domingo decayese el decreto de alarma, saldrá adelante. El decreto cuenta con los apoyos de los partidos que configuran la coalición gubernamental, PSOE y Unidas Podemos (UP), del esquema parlamentario coyuntural de las últimas prórrogas de la alarma, y también del PP, que ha conseguido que el Ejecutivo acepte tramitarlo como proyecto de ley.

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha sido el encargado de subir a la Tribuna para desgranar las principales medidas, arropado por un fuerte aplauso de PSOE, UP y sus socios. «La vigencia de este decreto ley se mantendrá hasta que el Gobierno declare el final de la crisis sanitaria, después de escuchar a las comunidades y previo informe del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES)», ha expresado. «Pido su apoyo para articular esta norma que es esencial», ha seguido.

El ministro de Sanidad ha comparecido brevemente para presentar las claves del texto y pedir el apoyo a unas medidas que aborda como «necesarias, proporcionadas y elaboradas contando con las comunidades autónomas». Por lo que, ha subrayado Illa, cuenta «con alto grado de consenso». Además, el titular de Sanidad ha asegurado que el Gobierno «valora positivamente» que los grupos parlamentarios hagan aportaciones a la norma para ampliarla. «La ciudadanía merece y espera que hoy seamos capaces de adoptar un amplio acuerdo para que nuestro país cuente con los instrumentos necesarios para mantener el virus bajo control», ha pedido Illa.

Bildu vota en contra

El diputado de Vox, Juan Luis Steegman Olmedillas, ha sido el primero en replicar al ministro de Sanidad y ha transmitido el rotundo «no» del partido liderado por Santiago Abascal. Además, Steegman ha criticado con dureza la gestión sanitaria del Gobierno durante la crisis y aseverado que el plan de desescalada fue «arbitrario y caótico». Después de Steegman, han intervenido los portavoz de Teruel Existe, PRC, Navara Suma y Coalición Canaria para comunciar su voto a favor.

Por su parte, la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, ha comunicado al Gobierno que no apoyarán el decreto porque su «paciencia tiene un límite» después de los acuerdos de Moncloa con Cs. «Recordarán que mientras permitíamos las prórrogas del estado de alarma alertamos al Gobierno de que dejaran de mirar a la derecha, que cuidasen la mayoría progresista de esta Cámara pero hicieron caso omiso y siguieron mirando al ala naranja del trio de Colón», ha reprochado. «La derecha y sus políticas y la izquierda y nuestra políticas son incompatibles, y advertimos de que si seguían pactando con la derecha perderían apoyos», ha abundado.

Los grupos parlamentarios que no apoyarán el decreto serán Vox, ERC, Bildu y JxCat. Posiciones que han elevado las críticas del portavoz parlamentario de Cs, Edmundo Bal, después de que Aizpurua asegurase que su posición es por la alianza del Gobierno con el partido naranja.»Si Ciudadanos está en el acuerdo prefieren la enfermedad y la muerte. Esto son ERC y Bildu, les falta gritar: ¡Viva la muerte! Sinceramente, en uno de esos dos grupos no nos llamaría la atención», ha expresado Bal. El portavoz de Cs ha comunicado que votarán a favor del texto y ha pedido al Gobierno que acepte las «mejoras técnicas» que su grupo parlamentario propondrá durante el proceso de enmiendas.

Además, Bal ha pedido «unidad» al Partido Popular y al resto de la oposición de cara a la negociación de los Presupuestos Generales del Estado: «Hay que ser valientes. Serán los Presupuestos más importantes de nuestra historia. Serán unos Presupuestos que no podemos dejar en mano de Bildu y de ERC. Por eso es importante pactar, ceder, hay un interés superior común».

Negociaciones

El Gobierno ha criticado con dureza las negativas del PP a apoyar el estado de alarma y llevan semanas pidiendo que retomen el «camino de la unidad». Sin embargo, después de que el líder de la oposición se haya abierto al «sí», La Moncloa despreció la oferta de negociación. La ministra portavoz, María Jesús Montero, consideró el martes que se «se maquilla de persona moderada» porque se acercan las elecciones vascas y gallegas del 12-J.

De todos modos, el texto no dependía de los apoyos del PP para salir adelante, pero el Gobierno quería sumar todos los votos posibles para transmitir sensación de estabilidad y concordia, sobre todo, después de la fragilidad de algunas prórrogas de la alarma. Además, las actitud que asuma cada partido política determinará el camino para la negociación para los Presupuestos Generales del Estado de 2021.

El líder del PP, Pablo Casado, supeditó esta semana su apoyo a que el Gobierno incluyera en el real decreto medidas «necesarias» a juicio de los populares. Ayer, durante la sesión de control al Gobierno, Casado volvió a reiterar su «mano tendida» si PSOE y UP introducían mejoras del sistema sanitario. Un paquete de medidas que han llamado «Pacto Cajal», en honor a Santiago Ramón y Cajal.

Cortesia de ABC

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here