El plan estratégico de seguridad en Barcelona reduce los delitos un 3,5% – España Noticias Ultima Hora

0
10

Primeros frutos del plan estratégico Barcelona Ciutat Segura, que se puso en marcha el 29 de julio en la capital catalana. El comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, ha explicado este lunes que logró reducir los hechos delictivos un 3,5% desde entonces hasta el final de 2019 –periodo en que se contabilizaron 93.148– en relación a la misma época de 2018. Sin embargo, ha señalado que en todo el año pasado se produjeron 229.258, un 2,9% más que el año anterior, y que este aumento fue consecuencia de que desde enero hasta el 29 de julio se registraron 136.110, un 7,7% más que en los mismos días de 2018.

Frente a estos datos, Sallent ha apuntado la necesidad de “seguir trabajando”, pero ha hecho una valoración “positiva” de los resultados del plan, igual que el conseller de Interior, Miquel Buch, que ha afirmado que se está “reconduciendo la situación”.

El “éxito”, ha señalado Sallent, “responde, sobre todo”, a que el tiempo que destinan los Mossos a la prevención se ha incrementado un 45,1%, gracias a un crecimiento de un 20% de las patrullas diarias, aumento que a su vez ha sido posible porque a finales de junio se destinaron 167 agentes en prácticas más a la ciudad, y a finales de septiembre, otros 384 efectivos.

Esta mejora del trabajo preventivo, ha dicho, ha hecho que se hayan reducido las detenciones. Si desde que empezó 2019 hasta la puesta en funcionamiento del plan el 29 de julio aumentaron un 21,6%, desde ese día y hasta final de año el incremento fue bastante menor, del 6,4%.

Los hurtos, que constituyeron el 60% de los delitos el año pasado, disminuyeron un 1,2% respecto a 2018, mientras que los robos con violencia e intimidación, el 10% de los hechos delictivos, cerraron el año con un crecimiento del 19%. A pesar de este incremento, Interior habla de “contención”, ya que en 2018 la subida fue del 30%.

El director general de los Mossos, Pere Ferrer, por su parte, ha señalado que Ciutat Vella y el Eixample son los distritos con más delincuencia, con alrededor de un 70% de los hurtos y del 50% de los robos con violencia. Ha apuntado que esto se debe a que se trata de las zonas con más concentración comercial, lúdica y de turistas, que son “víctimas recurrentes” y que representan el 15% del total de las denuncias en la ciudad. De las que presentan los visitantes extranjeros, el 25% son por hurtos –robos de objetos con un valor que no supera los 400 euros– y el 39%, por robos de pertenencias con más coste.

Ferrer, además, ha dado a conocer con más detalle el plan Barcelona Ciutat Segura, que aunque se empezó a dibujar en julio con la participación de los cuerpos policiales de la capital catalana y de sus agentes sociales, no se ha concretado hasta ahora en 22 medidas. Entre ellas hay algunas que hacen referencia a cambios en las reglas legales, como actualizar la ordenanza municipal de civismo o plantear modificaciones del Código Penal para que la reincidencia en hurtos y robos se castigue con la cárcel. 

También hay otras que afectan a los servicios de seguridad, como ampliar la red de oficinas de atención a la víctima, establecer sistemas de cita previa en las oficinas de atención ciudadana o aumentar la presencia de efectivos policiales en el transporte público en momentos de especial afluencia y conflictividad.

Este lunes se ha celebrado la segunda reunión del plan Barcelona Ciutat Segura, con la participación de diferentes actores que intervienen en la seguridad pública y de entidades vecinales, sociales, económicas y relacionadas con el turismo, entre otras. El próximo verano, ha apuntado Buch, está previsto un nuevo encuentro, y habrá otro más a finales de año.

Reclaman un incremento de la videovigilancia

Una de las medidas que contempla el plan estratégico de seguridad de Barcelona es pedir a la comisión de videovigilancia, organismo presidido por el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), una actualización de la normativa, porque según el director de los Mossos d’Esquadra, Pere Ferrer, es de “hace 25 años” y está “muy desfasada”.

Con esta revisión, se pretende adaptarla a las nuevas capacidades tecnológicas y que permita cámaras que incorporen, por ejemplo, lectores de matrículas y reconocimiento facial. Otro objetivo es instalar más dispositivos en “puntos críticos” de la capital catalana en cuanto a delincuencia.

“Cualquier ciudadano puede usar la cámara de su teléfono móvil para grabar lo que quiera, pero un policía tienen que cumplimentar informes y hacer frente a muchos condicionantes legales”, ha criticado, por su parte, el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent. También ha pedido instalar cámaras en los coches patrulla, algo que todavía no se ha hecho.



Link Original