En el lugar fabricarán uniformes, toallas y sábanas para hospitales.

Con el objetivo de que los privados de libertad se mantengan ocupados y aprendan un oficio que les brinde oportunidades laborales al reinsertarse en la sociedad, el presidente Alejandro Giammattei dio inicio ayer al primer Programa de Trabajo dentro de las cárceles, con las reclusas del Centro de Orientación Femenina (COF), que se espera implementar a nivel nacional.

“Vamos a arrancar en marzo y esta será la primera cárcel donde vamos a poner a la gente a trabajar. Iniciaremos con una maquila y vamos a pedir que toda la ropa de los hospitales del país sea fabricada aquí, en la cárcel”, especificó el mandatario.

Detalló que el proyecto iniciará a mediados del próximo mes y consistirá en que las internas confeccionen la ropa de cama, toallas, batas, uniformes y otros insumos fabricados en tela para el Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), lo que permitirá reducir costos al Sistema de Salud y aprovechar esos ahorros en la compra de insumos y medicamentos.

El tratamiento al recluso tiene que ser integral, desde lo psicológico hasta lo físico, donde podamos tener la labor social y observar su rehabilitación para garantizar que la persona está en proceso de redimir su pena en el momento que haya aceptado su culpa y pagado por lo que hizo. 

Alejandro Giammattei
Presidente de la República

“Cuando fui director del Sistema Penitenciario (entre 2005 y 2007) esta maquila funcionaba, y ahora encontramos un montón de máquinas abandonadas, pero las vamos a levantar y las pondremos a funcionar”, aseguró el gobernante.

Durante su visita, Giammattei conversó con Estefanía Leiva, interna encargada del taller de costura del COF, quien brindó detalles del trabajo que se ha realizado y los esfuerzos que las reclusas hacen por mejorar sus condiciones de vida.

Leiva aseguró que, además de brindar una oportunidad de ocupar el tiempo de manera productiva, este proyecto también permitirá a las prisioneras obtener un ingreso y aprender un oficio.

El proyecto permitirá a las 899 condenadas a redimir sus penas por trabajo, y a especializarse.

Actualmente, en el Centro de Orientación Femenina se encuentran recluidas 899 mujeres, de las cuales el 75% se encuentran anuentes a participar en el proyecto, mientras que el resto pertenecen a alguna pandilla y no están dispuestas a involucrarse. Al respecto, el Presidente aseguró que quienes no quieran trabajar serán enviadas a aislamiento y no tendrán ningún beneficio. 

“El modelo del Sistema Penitenciario es un modelo que promueve la rehabilitación. Quien no tenga disposición de trabajar, lo vamos a aislar”, afirmó.

Además de la maquila, el mandatario propuso que las propias internas cocinen sus alimentos, ya que se cuenta con mujeres experimentadas en el área, y otras han participado en actividades de repostería y panadería. 

Agregó que si el proyecto funciona, podría contarse con una cocina que elabore las comidas de los otros centros.

899

reclusas se encuentran actualmente en el COF de Fraijanes.

Plan de estudios

Asimismo, se hizo el ofrecimiento de retomar el plan de estudios superiores, un proyecto que ya funcionaba en dicho centro y brindaba oportunidades de superación para las mujeres. También la construcción de un hospital para atender a los privados de libertad, el cual podría ser construido en el mismo complejo de Fraijanes. Durante su visita, el mandatario también supervisó el funcionamiento del Centro de Rehabilitación y Reinserción del Modelo de Gestión Penitenciaria (Fraijanes 1), un prototipo que se espera implementar, paulatinamente, en todas las cárceles del país. Actualmente, este Centro de Rehabilitación cuenta con 53 reclusas y tiene capacidad para 150, por lo que en los próximos días unas 90 mujeres del COF serán trasladadas a este sitio, para que aprendan los mecanismos establecidos en el lugar y puedan compartirlo con el resto de sus compañeras.

El mandatario recibió un abrazo de una de las reclusas del COF, quienes apoyaron el proyecto de rehabilitación.

Control telemático, prioridad para el Mingob

Darle continuidad al tema de control telemático para reos constituye una prioridad para las autoridades del Ministerio de Gobernación (Mingob), según lo declarado por dos viceministros que acudieron a un llamado efectuado por diputados al Congreso de la República, por el partido político Compromiso Renovación y Orden (CREO).

21

centros carcelarios del país podrán contar con una réplica del nuevo Modelo de Gestión Penitenciaria.

La viceministra de Tecnología de la Información y las Comunicaciones, Devora Meza, tuvo a su cargo explicar a los congresistas que, para el titular de la Cartera del Interior, Edgar Godoy, este es un tema de prioridad, y por ello giró la instrucción de crear una mesa técnica con carácter multidisciplinario en donde converjan los viceministerios de Gobernación, el Sistema Penitenciario, asesoría legal y financiera, así como autoridades de la Policía Nacional Civil (PNC). 

Por su parte, el viceministro administrativo, Elizandro López Flores, también comentó ante la bancada que, en cuanto al presupuesto del Mingob, actualmente se encuentran negociando una ampliación presupuestaria dentro de la cual se incluye la partida para poder implementar el control telemático.

Expertos comparten las metas del Gobierno

Tal y como lo han venido anunciando las nuevas autoridades de gobierno, encabezadas por el presidente Alejandro Giammattei, en torno al control total de las cárceles y el fortalecimiento del Sistema Penitenciario (SP), expertos del Centro de Investigaciones Económicas Nacionales (CIEN) coincidieron hoy en la aplicación  de metas a corto plazo, durante el desarrollo del foro Prioridades de los primeros 180 días: Administración 2020-2024, Ruta para el Desarrollo. 

75%

de las mujeres recluidas en el COF participarán en el proyecto de elaboración de productos en tela para el MSPAS.

En ese sentido, María del Carmen Aceña, analista del CIEN, en materia de seguridad sugirió ampliar la infraestructura de las cárceles del país e implementar acciones concretas para evitar que los reclusos continúen delinquiendo, ya que con ello se aumenta la percepción ciudadana de inseguridad por delitos como las extorsiones, entre otras amenazas delincuenciales, indicó.

“Una medida inmediata, como ya lo hacen El Salvador y Honduras, podría ser bloquear las señales telefónicas y de Internet en su totalidad, por supuesto con la coordinación de las empresas dedicadas a prestar este tipo de servicios”, subrayó Aceña.

• Con información de Javier Pérez

Luis Carrillo



Source link