Un pequeño paso, pero un paso en la buena dirección. Los analistas ven positiva la decisión de Telefónica de renovar los derechos de emisión de televisión de la Champions y Europa League para las tres próximas temporadas, hasta la 2023-2024, por 975 millones de euros. La cifra supone un rebaja del 15% anual en el precio respecto a las temporadas anteriores -325 millones por año, frente a los 360 millones del trienio anterior-, lo que augura para el mercado una rebaja también en el precio de los derechos de LaLiga, que la operadora tiene que renovar el próximo año.

Los derechos de LaLiga son más caros que las competiciones europeas. Telefónica compró en 2018 esos derechos por 980 millones por temporada, hasta la 2021-2022, el triple que la Champions y la Europa League. Desde Caixabank apuntan a que el hecho de que Telefónica se haya impuesto a Mediapro y haya eliminado al intermediario «podría proporcionar ahorros también en este contrato».

Por su parte, los expertos de Kepler aseguran que se trata de una buena noticia para Telefónica. Aunque el ahorro es sólo equivalente a un 0,2% del ebitda anual del grupo y un 0,7% del de Telefónica España, la rebaja del precio final significa «una señal positiva de deflación de precios de contenido que podría proporcionar una mayor visibilidad en la estrategia de TV». Kepler explica que esa rebaja en el precio podría deberse a que ahora los derechos los tiene directamente Telefónica, frente a Mediapro en el anterior trienio, y apunta a que en Francia y Reino Unido ha habido un ligero repunte en el precio.

Para los derechos de LaLiga, que se otorgarán el próximo verano, el precio debería ser menor a los 980 millones pagados en el contrato actual. Los motivos, según Kepler, son la recesión económica y los menores actores interesados en el fútbol: Vodafone ya se ha retirado y Mediaset no va a continuar comprando los derechos para su plataforma MiTele. Por contra, Kepler subraya el interés de Javier Tebas, presidente de LaLiga, en seguir subiendo el precio, para lo que ha insinuado la creación de un canal propio para emitir los partidos. «Existe un riesgo de que el precio suba, pero creemos que no sería sustancial», explican.

JP Morgan coincide en que la rebaja en el precio no es grande, 35 millones de euros por temporada, pero destaca que al menos ha servido para que no se haya producido una rebaja en el rating de la operadora, como ha sido la norma regular otros años.

Comprar

Para Santander, el movimiento realizado por Telefónica es positivo y una buena noticia y mantienen su estimación de ‘comprar’ la acción, al igual que Alantra. Esta firma considera que «retener el contenido del fútbol es fundamental para que el grupo enriquezca su oferta de televisión de pago y defienda su base de suscriptores premium». El ‘churn’ -clientes que se dan de baja- del negocio de televisión de Telefónica España se situó en el 2% en 2019.

GVC Gaesco ha destacado que Telefónica haya renovado un contenido premium a un precio más bajo y haya «detenido el incremento en los precios visto en los últimos años».

Por su parte, la firma Exane ha subrayado el movimiento de Telefónica pero no lo ve suficiente para afrontar la alta competitividad en los precios en el sector y el cambio que se está produciendo en los clientes hacia las ofertas más baratas, el ‘low cost’. También ve riesgo de que para el concurso de los derechos de la liga española el próximo año entren en juego nuevos actores, como Amazon, que encarezcan la subasta.



Cortesia de Okdiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here