El Nacional-

En todo el mundo, el llamado de gran parte de los gobiernos es a quedarse en casa para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus. Sin embargo, ante esta medida millones de venezolanos se debaten entre salir a la calle y contraer el virus, o quedarse en sus hogares y pasar hambre.

80% de los venezolanos sobrevive gracias a la economía informal, que se encuentra suspendida por los momentos. Aunque algunos sortean la cuarentena para poder llevar un plato de comida a la mesa.

La madre de Rosa Coromato Marcha es una de los millones de madres que no tienen más remedio que arriesgar su vida para poder mantener a su hija y a sus 5 nietos que viven con ella. Trabaja como asistente en una clínica y gana lo equivalente a 5 dólares al mes, mucho menos de los 230 dólares que se necesitan para que la familia no pase hambre.

«El virus ha afectado todo», dice Rosa. “Nadie ha podido salir a buscar trabajo. Me siento sofocada, encerrada y realmente preocupada. ¡Mi madre tiene que hacer todo, pero debería ser yo quien apoye a mis hijos!”, manifestó.

La familia vive en San Felipe, estado Yaracuy, donde el personal de Cáritas ha estado entregando paquetes de alimentos en bicicleta y a pie porque la escasez de combustible y las restricciones de tránsito dificultan el uso del transporte. También proporcionan comidas de la catedral, repartiendo suplementos alimenticios asimismo para madres de niños desnutridos, como los de Rosa.

Cáritas Venezuela comenzó una campaña de sensibilización en febrero para transmitir mensajes sobre cómo prevenir la transmisión del covid-19 y cómo mantenerse saludable.

Rosa y su madre hicieron sus propias máscaras para la familia. Están tomando todas las precauciones necesarias y, sin embargo, a Rosa le preocupa que su madre contraiga el virus en la clínica de salud donde trabaja y se lo lleve a la familia.

Tratar de mantenerse a sí misma, su madre y su familia seguras y saludables son la principal prioridad de Rosa, pero los desafíos para hacerlo son enormes. Lo que más necesita Rosa y su familia es comida, para que todos puedan quedarse en casa y mantenerse a salvo y sin covid-19.

Al igual que ella, son millones de personas las que requieren asistencia, y Cáritas intenta ayudar a todas las que sean posibles. Por esto la ONG insta a quienes puedan colaboren con la institución, para ellos a su vez brindar atención a los más necesitados.

El Nacional

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here