Donald Trump también fue abucheado en el Madison Square Garden

0
29

Mandatory Credit: Photo by Frank Franklin II/AP/Shutterstock (10464323b)
President Donald Trump watches a replay of a lightweight mixed martial arts bout between Kevin Lee and Gregor Gillespie at UFC 244, in New York. Lee stopped Gillespie in the first round
UFC 244 Mixed Martial Arts, New York, USA – 02 Nov 2019

Ocurrió por segunda vez en menos de una semana. Anoche, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue abucheado en un evento deportivo en Manhattan por el público, que no vaciló en mostrar su descontento al ver ingresar al republicano al lugar.

Al asistir a una pelea de artes marciales mixtas, Trump levantó el puño y saludó a los espectadores mientras ingresaba al Madison Square Garden, pero en vez de aplausos masivos y congratulaciones, recibió gestos de repudio y descontento. Incluso en la calle varias decenas de personas portaron pancartas con leyendas como «Trump/Pence fuera ahora» y «Enciérrenlo».

El presidente había llegado al lugar con sus hijos Donald Jr. y Eric, y esperaba tener una velada tranquila y de disfrute; sin embargo, la de ayer se sumó a la acontecida días atrás en la capital, cuando junto a la primera dama Melania Trump apareció en la pantalla gigante durante un partido de la Serie Mundial en el estadio de Los Nacionales y los asistentes comenzaron a gritar en su contra y a pedir que lo encarcelen.

La reacción del público en Nueva York, que fue la ciudad que lo convirtió en empresario exitoso y su lugar favorito para vivir antes de tener que mudarse a Washington, se sumó a las muestras de descontento en medio del escándalo que sacude a la Casa Blanca por el supuesto pedido del mandatario a su par de Ucrania, Volodimir Zelenski, para que investigue al ex vicepresidente Joe Biden, uno de los demócratas que quiere competir en las elecciones presidenciales del año que viene, y consiga información que perjudique su carrera.

Desde hace unas semanas, cuando se conoció la información sobre esta llamada realizada a mediados de año, la oposición en el Congreso denuncia al presidente por su comportamiento para ellos ilegal y busca llevarlo a juicio mientras desde Washington insisten en que se trató de una conversación distendida y sin ninguna intencionalidad política.

Impeachment

El Congreso de Estados Unidos abrió el jueves pasado una nueva etapa de la investigación con miras a la destitución del presidente tras un voto crucial que permitirá a los legisladores interrogar públicamente a los testigos del ahora llamado Ucraniagate.

La Cámara de Representantes -donde los demócratas tienen 224 de los 435 escaños- votó a favor de una resolución que da un marco formal a las investigaciones y autoriza la organización de audiencias públicas, tras 5 semanas de interrogatorios a puerta cerrada a fin de determinar si Trump utilizó recursos del Estado para presionar a Ucrania a que investigara a los Biden.

La votación siguió en gran medida las líneas partidarias, con 232 votos a favor contra 196 en contra, para formalizar el proceso de juicio político, que también brinda oportunidades para que la defensa de Trump interrogue a los testigos.

Después de conocer la decisión, el republicano denunció en un tuit «la mayor cacería de brujas en la historia de Estados Unidos».

La investigación se enfoca en una llamada telefónica del 25 de julio en la que Trump le pide al mandatario de Ucrania investigar el rival político demócrata Joe Biden, ex vicepresidente de Estados Unidos, y a su hijo Hunter, quien fue director de la compañía ucraniana de energía Burisma. Biden es uno de los favoritos en la carrera demócrata para la nominación presidencial y enfrentar a Trump en la elección venidera.