Pese a los quince orificios de bala que quedaron en su vehículo, un conductor sobrevivió al ataque armado ocurrido la noche del jueves en Montebello, un día después de que tres hombres fueran acribillados en el sur de la ciudad.

El intento de asesinato ocurrió por el mercado de transferencia, cerca de la vía a Daule, a las 20:00.

Por el sector circulaba la víctima en un vehículo gris cuando tres motocicletas le cerraron el paso. Iban tres hombres y una mujer, según varios testigos. Eran dos motos amarillas y una blanca, detalló el coronel Ramiro Jaramillo, jefe del distrito Pascuales.

De los quince tiros que quedaron en la ventana y la puerta del conductor, el hombre recibió solo tres impactos de bala: dos en los brazos y uno en la pierna. Fue trasladado hasta el hospital Guayaquil, en el suburbio, y este viernes se informó que estaba fuera de peligro.

Jaramillo explicó que el ataque armado no ocurrió en el punto donde fue auxiliado el hombre herido. Él logró conducir casi dos cuadras huyendo de las motos y por las heridas ya se detuvo a pocos metros del mercado.

Hasta la escena llegaron familiares del hombre herido. Ellos se trasladaron a la casa de salud y se mostraron esquivos con la prensa.

La víctima registra antecedentes por asesinato, pues habría estado involucrado en una pelea que terminó con una muerte. Además, tiene un proceso por robo y tenencia de armas.

El coronel Jaramillo comentó que la última detención de la víctima fue en el 2013. La Policía investiga si el herido tendría relación con alguna banda criminal.

En las últimas semanas varios crímenes se han registrado en la ciudad, especialmente en el sur de la urbe.

El miércoles en menos de seis horas se registraron dos sicariatos. El primero ocurrió en la isla Trinitaria. La víctima era guardia de seguridad y fue baleada por dos hombres que grabaron el crimen.

Nueve casquillos fueron levantados en el malecón, a pocos metros del estero Salado, donde esperaba el guardia a bordo de su moto. La Policía investiga si estaba involucrado en microtráfico, pues pese a estar en su día libre, vestía su uniforme y chaleco.

Horas después, en el redondel de La Pradera, dos hombres que iban en un auto blanco fueron baleados. Uno de ellos falleció en el sitio. El otro resultó herido en el cuello. (I)



Cortesia de El Universo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here