Daniel Ortega despotrica contra Estados Unidos, Iglesia Católica y sector privado

En dictador Daniel Ortega en un discurso, que duró más de una hora, despotricó contra el Gobierno de los Estados Unidos, la Iglesia Católica y el Sector Privado, insistiendo en su teoría de un «golpe de estado»,  durante un acto en el que conmemoraron el 43 aniversario de la muerte de Carlos Fonseca Amador.

Ortega, como de costumbre, inició su discurso con una reseña histórica que en esta ocasión comenzó con la muerte de Jesucristo y la lucha de Carlos Fonseca durante la revolución sandinista, ante una plaza llena de trabajadores del Estado, policías, miembros de la Juventud Sandinista (JS), funcionarios sancionados por el Gobierno de los Estados Unidos y representantes del Ejército de Nicaragua.

Puede interesarle: Sonia Castro: «El comandante ha dado muestras que va por el camino correcto en su política de justicia social e igualdad»

Luego, sin mediar transición alguna y como si dijera cuanta idea se le pasara por la mente sin organizarla, el dictador Ortega señaló a Estados Unidos de ser el responsable de los crímenes que se comente en la región.

«Estados Unidos hablando de meter tropas a México por los problemas que se presentan, es cierto el Gobierno lo asume, pero el mismo Gobierno ha sido claro en señalar que las armas llegan de los Estados Unido, porque ahí se venden como confites, por eso es que si se cometen crímenes en nuestra región, es con armas de estados unidos», dijo Ortega, mientras sus seguidores cumplían con el protocolo de alabarle sus palabras.

El dictador Ortega también aceptó que Nicaragua está, actualmente, con «recursos limitados», pero dijo a las empresa que se quejan de los impuestos y de los elevados costo para producir en el país que «si van a quebrar que quiebre».

«Dicen que están quebrando algunos, que quiebren porque quieren ganar más de lo que ganaban antes, ellos son los únicos responsables, ahí estaban las reglas del mercado, las reglas del mercado no dicen que no se tiene que pagar impuestos (…) No pueden estar buscando como no pagar los impuestos con el cuento de que tiene que ser exonerados toda la vida, dónde está entonces la eficiencia de esa empresa que quiere vivir a costa de exoneraciones, así cualquiera, pero ya sabemos que se necesitan los impuestos», dijo Ortega.

Lea además: Estas son las acciones con las que la oposición en Nicaragua busca sacar del poder a Daniel Ortega

El análisis de Ortega es que si estas grandes empresas quiebran, a pesar de la crisis sociopolítica que enfrenta el país, «vendrán otras empresas que harán el trabajo».

No obstante, aprovechó sus momentos de ataque para recordarle al sector privado; que se divorció del régimen de Ortega en abril 2018, que los sigue esperando con las puertas abiertas.

«Nosotros seguimos trabajando, las puertas están abiertas para los empresarios pequeños, medianos, grandes y que quieran trabajar con el gobierno, pero con los objetivos que teníamos definidos», dijo.

Sin embargo, continuó con su discurso en el que señaló a los empresarios de «financiar la conspiración» y seguir «poniendo condicionamientos de orden políticos».

«Si un empresario quiere poner condiciones políticas que forme su partido político, desde cuando un empresario anda con condicionamientos políticos, porque esos son los mensajes que mandan», criticó Ortega.

Lea también: Camila Ortega, la hija a la sombra de Rosario Murillo

Según Ortega, su régimen tiene un «entendimiento» con miles de pequeños y medianos comerciantes, pero que  los «otros (sector privado que sigue exigiendo se resuelva la crisis sociopolítica) siguen aferrados a su plan golpista».

Ortega hizo gala de que en Nicaragua, durante la crisis sociopolítica, se siguió «produciendo y haciendo crecer el país», aunque las mismas cifras oficiales demuestran que la economía en este año tampoco va a crecer, producto de que la crisis de derechos humanos sigue sin resolverse y genera incertidumbre en la inversión extranjera.

Al finalizar, Ortega criticó las cartas pastorales que emiten los miembros de la Iglesia Católica, señalándola de, «andar buscando la paja en el ojo ajeno», por lo que les pidió que, «se preocupen por cuidar su iglesia, que vean viga en su ojo y no del ojo ajeno».

Envían decreto a la Asamblea

Durante el evento, realizado en la Plaza Revolución, la vicepresidenta y sancionada por Estados Unidos, Rosario Murillo, anunció que el régimen, enviaría un decreto a la Asamblea Nacional en el cual se estipuló que se entregará a todo militante del Frente Sandinista la «Orden Carlos Fonseca Amador».

«El presidente Daniel Ortega acuerda entregar la orden Carlos Fonseca amador a todas las valientes mujeres y hombres de todas las edades, a todas las familias que seguimos dando lo mejor de nosotros con nuestro trabajo heroico de cada día y con carácter firme y de invariable compromiso de amor al prójimo… se otorga a todas las familias militantes de la reconciliación en todos los municipios de Nicaragua», dijo Murillo.

Lea además: Nuevo esquema de compras del Estado obliga a oferentes a crear consorcios o quedarán fuera de los negocios millonarios públicos

Aunque ni Ortega ni Murillo hicieron alusión a las recientes sanciones que el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos giró contra tres de sus funcionarios, en las sillas principales de la tarima del evento estaban sentados y fueron presentados como los grandes defensores de la revolución.

En el acto estuvieron Julio César Avilés Castillo, comandante en jefe del Ejército de Nicaragua; Doris Tijerino; Bayardo Arce Castaño, asesor para Asuntos Económicos de la Presidencia; Víctor Tirado López; Edén Pastora; Bayardo Rodríguez, jefe del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua; inspector general del Ejército, Marvin Corrales; Maritza Espinales, vicepresidenta de la Asamblea Nacional; Orlando Pineda, profesor durante la jornada de Alfabetización; Raquel Dixon; Mayra Salinas, ministra del Consejo Supremo Electoral (CSE); Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional; Francisco Díaz, comisionado general dela Policía; Carlos Fonseca Terán, hijo del comandante Carlos Fonseca; Arlen Cuadra; Lumberto Campbell, presidente en funciones del CSE; Alba Luz Ramos, magistrada de la Corte Suprema de Justicia;  Ana Julia Guido, fiscal general de Nicaragua; Wendy Morales; Adolfo Marenco, comisionado general de la Policía Orteguista; Ramón Avellán, comisionado general de la Policía; Darling Ríos, procuradora de derechos humanos; y el diputado orteguista Carlos Emilio López.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *