Quito –

«Una justicia amañada y organizada desde el Palacio de Carondelet nos sentenció a doce años de reclusión. Cinco años pasamos alejados de nuestras familias y hoy en un voto de confianza acudimos hasta la CNJ esperando se esclarezca la realidad de los hechos con las pruebas que hemos logrado obtener y que no fueron valoradas porque nos deslindaban de responsabilidad».

Con ese argumento, Geovanny Laso, cabo primero de la Policía sentenciado a doce años de cárcel por el delito de tentativa de magnicidio ocurrido el 30 de septiembre (30-S) de 2010 contra el entonces presidente Rafael Correa, presentó la mañana de ayer el recurso extraordinario de revisión a su sentencia en la Corte Nacional de Justicia (CNJ).

El pedido incluye a los también expolicías Luis Guanotasig, Eduardo Mullo y Jesús Jetacama.

Óscar Ayerve, presidente del Colectivo Asociación de Víctimas 30-S, aseguró que tienen «contundentes pruebas», peritajes que determinarían, explica, que nunca se organizó la tentativa de magnicidio, que nunca estuvieron armados e incluso que varios de ellos ni siquiera estuvieron en el lugar de los hechos.

«Se hizo una experticia balística que determina que era imposible que una bala de donde ellos estaban ubicados pudo llegar al objetivo. De tal manera que existen más que contundentes pruebas para declarar su inocencia», concluyó. (I)



Cortesia de El Universo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here