Niños de escuelas públicas de Guatemala emplean la tablet Molvu.


El domingo 26 de julio, la Comisión Presidencial para la Atención del Covid-19 (Coprecovid) presentó el tablero de alertas y restricciones para la reanudación de actividades tras meses de suspensión debido a la pandemia.

En el aparecían la forma en cómo debe funcionar el sistema de transporte, restaurantes, centros comerciales, mercados y lugares de trabajo. Sin embargo, fue sentida la ausencia de un protocolo para los establecimientos educativos que se mantienen cerrados desde el 16 de marzo.

A partir de entonces, los colegios, escuelas y universidades tuvieron que ingeniárselas para seguir con el ciclo educativo a distancia, a través de clases virtuales, seguimiento por plataformas electrónicas como Whatsapp y la visita de los profesores a sus viviendas.

La mañana de este sábado, el director de la Coprecovid, Edwin Asturias, explicó a través de su cuenta de Twitter que el regreso a clases no se incluyó en el tablero de alertas porque el riesgo de contagios podría subir de 20 a 60 por ciento.

“Falta mucho para tener la epidemia de covid-19 bajo control”, dijo y tomó como ejemplo el caso de Israel que presentó un incremento en los casos al momento de reanudar las clases presenciales.

“Debe bajar el porcentaje de transmisión del virus”

La doctora Alicia Chang, de la Asociación de Enfermedades Infecciosas (AEI), explicó que antes de pensar en reanudar las clases presenciales el país debe bajar su porcentaje de transmisibilidad del virus que en la actualidad es alto.

Hasta el 31 de julio, Guatemala reportó 59 mil 979 contagios y 1 mil 959 fallecidos a causa del covid-19.

Aunque está demostrado que a los niños no les afecta tanto el virus como a los adultos, ellos pueden transmitir el virus a más personas dentro de su círculo de convivencia.

“Ahorita no es prudente regresar a clases, creo que no hay ningún cuestionamiento de que no estamos preparados para eso”, agregó Chang.

Según la especialista, una medida para que los estudiantes regresen a las aulas sea dividiéndolos en grupo y que el 50 por ciento de alumnos lleguen un día y el otro 50 por ciento el siguiente día para tener control de la afluencia de personas en una clase.

Por otro lado, Verónica Spross, directora ejecutiva de Empresarios por la Educación agregó que al momento de regresar a las aulas se deberá hacer una modalidad híbrida que combine las clases presenciales con el seguimiento virtual.

Sin embargo, para ello el gobierno también se debe plantear una estrategia de conectividad para todo el país que no deje rezagados a los estudiantes de las zonas más remotas.




Cortesia de Prensa Libre

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here