Ya nos acercamos a los cuatro meses desde que fue anunciado el primer caso de coronavirus en Chile, y se hacen sentir con fuerza en nuestra sociedad las consecuencias de la pandemia de covid-19.

La elevada cifra de contagiados y muertos, más el encierro obligado y los problemas económicos, tienen a millones de chilenos frente a un incierto panorama.

Es indudable que la población sufre de un estrés constante y sostenido, lo que podría llevar a una serie de graves inconvenientes de salud mental.

“Es sabido que algunos estados emocionales mantenidos en el tiempo pueden afectar en diversos ámbitos y de distintas formas la salud mental del ser humano”, explica Claudio Acevedo, académico de la Escuela de Terapia Ocupacional de la Universidad Andrés Bello y experto en Salud Mental.

Según el académico, hoy se presentan determinados estados relacionados con su área de trabajo y en los días futuros podrían sumarse otros como consecuencia del actual escenario.

1-. Trastornos ansiosos

Sentir ansiedad de vez en cuando es esperable en la vida. Pero cuando la ansiedad se presenta con alta frecuencia, genera preocupaciones y miedos intensos, excesivos y persistentes. Lamentablemente, hoy la ansiedad se relaciona con situaciones diarias y cotidianas. El simple hecho de tener que salir a comprar al negocio del barrio ya es un motivo de vivenciarla, lo que mantiene a las personas en un estado permanente de ansiedad que no favorece a la salud mental. Algunos ejemplos de esta patología son trastorno de ansiedad generalizada, trastorno de ansiedad social (fobia social), fobias específicas y trastorno de ansiedad por separación.

2-. Estrés

Lo primero es aclarar que el estrés es una reacción esperada ante situaciones de la vida, como rendir una prueba, organizar un evento, preparar alguna acción y, por supuesto, hechos más complejas, como la muerte de un ser querido, la ruptura de una relación o una crisis familiar, personal o laboral. Lo importante será sobrellevarlo, para que no se convierta en algo crónico que lleva a la persona a no tener un buen estado de ánimo, disminuir su productividad, ver afectadas sus relaciones, tener problemas para dormir e impedir la continuación de la rutina y de las actividades diarias.

3-. Alteraciones a nivel del ánimo

El estado de ánimo es el humor o tono sentimental, de vivencia subjetiva agradable o desagradable, que acompaña a una idea o situación y se mantiene por algún tiempo. Expresa matices afectivos su duración puede ser de horas o días. Cuando esta vivencia subjetiva es de desagrado y se sostiene en el tiempo, algo esperable en el actual escenario, el estado emocional podría estar distorsionado o bien no se condice con las circunstancias, interfiriendo con la capacidad para funcionar. La ansiedad también afecta al estado de ánimo. Los trastornos del estado de ánimo aumentan el riesgo de sufrir graves situaciones de salud mental, por eso es importante estar atentos a nuestras emociones.

4-. Alteraciones a nivel de las ocupaciones

Los estados ya analizados tendrán un impacto importante en cómo las personas se involucran en sus ocupaciones diarias, pues para poder desempeñarse de manera efectiva hay que contar con un grado de cierta estabilidad emocional y psíquica. El estrés, la angustia, la ansiedad y los problemas emocionales no generan el escenario más idóneo para el accionar habitual. Pero cuando se comience a retomar las ocupaciones cotidianas, será esperable encontrarnos ansiosos y con dificultades para adaptarse a un funcionamiento futuro del que aún se desconocen sus condiciones de desarrollo.

5-. Procesos de duelo complejos

En el presente escenario surge la pregunta acerca de cómo están viviendo el duelo quienes han sufrido el fallecimiento de familiares por coronavirus. Hay implicancias emocionales y psicológicas debido a las estrictas medidas sanitarias aplicables al momento de un velorio y de un funeral. En este contexto, el proceso de duelo puede ser aún más doloroso dado que es imposible realizar los rituales de despedida tradicionales, que en muchos casos permiten aminorar la pena. Todo ello podría generar complicaciones a nivel de la salud mental al no poder desarrollar de manera esperada ese proceso único, particular y tan individual que implica la pérdida de un ser querido.



Cortesia de Publimetro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here