Conclusiones de la Misión Observadora de la OEA del 23 de octubre

APG

La Organización de los Estados Americanos (OEA) es un organismo regional integrada por 35 países para realizar los principios en que se funda y cumplir sus obligaciones regionales de acuerdo con la Carta de las Naciones Unidas, establece los siguientes propósitos esenciales: b) Promover y consolidar la democracia representativa dentro el respeto al principio de no intervención.

Por tal motivo la OEA ha interpretado que su actuación a favor de la realización de elecciones auténticas es especificación de ese mandato más amplio y en ese marco «la observación electoral es un mecanismo de evaluación del estado de la democracia».

Art. 24. 2). El órgano electoral de Bolivia, pidió a la Secretaria General de la OEA una Misión de Observación Electoral, que arribó al país el 7 de octubre 2019 encabezado por el excanciller de Costa Rica, Manuel A. Gonzales Sanz.

Entre las conclusiones de la Misión Observadora del 23 de octubre de 2019 figuran: Que toda elección debe regirse por los principios de certeza, legalidad, transparencia, equidad, independencia e imparcialidad.

La Misión pudo «constatar que varios de estos principios» han sido vulnerados por distintas causas a lo largo del proceso electoral.

Uno de los elementos fundamentales para tener comicios ciertos y creíbles es que exista confianza en la autoridad electoral. Igualmente es indispensable que los programas, tanto de resultados preliminares como de cómputo definitivo, funcionen con tiempos claros y con la transparencia necesaria para generar credibilidad.

Asimismo, todo resultado electoral debe proveer la posibilidad de ser apelable. La Misión tiene dudas serias sobre si en este proceso existen las garantías para poder recurrir actos y resultados.

Por otra parte, resulta sospechosa, la renuncia -el martes 22 de octubre-, del vicepresidente del TSE Antonio José Iván Costas Sipic quien señala como motivo de su separación «la desatinada decisión de la sala del TSE de suspender la publicación de los resultados del sistema de transmisión de resultados preliminares electorales TREP que «derivó en la desacreditación de todo el proceso electoral, ocasionando una innecesaria convulsión social».

Según dirigentes del Comité Cívico de Cochabamba y de La Paz, «se sospecha que él hubiera desactivado el internet, porque se habría ausentado 15 minutos de la sesión del TSE», de acuerdo a información de técnicos en informática electoral. «Este aspecto debe aclarar el exconsejero del MAS», señalaron los diputados Gonzalo Barrientos y Santamaría.

Rechazo a la auditoría por parcialización de Almagro

El clima de polarización, la desconfianza en el árbitro del proceso electoral y la falta de transparencia de su accionar, así como la inequidad en la contienda y lo ajustado del desenlace de los comicios, han generado una alta tensión política y social.

Según criterio de letrados en derecho internacional público y politólogos, los resultados de una elección deben ser creíbles y aceptables para toda la población no solo, para un sector.

En medio de una creciente tensión de estallido social, el gobierno optó por solicitar una auditoría, aunque aún no aclaró si acepta las condiciones del organismo que exige que sus conclusiones sean vinculantes.

La OEA busca verificar el recuento de los votos en Bolivia ante las sospechas generadas por el sistema de transmisión rápida de resultados, que quedó interrumpido casi un día.

En los diferentes Cabildos multitudinarios, se rechazó la presencia de la Comisión de la OEA y la auditoría, por cuanto el secretario general Luis Almagro está parcializado con Morales y ha perdido credibilidad todos y cada uno de sus actuados.

Consideran que el gobierno solo pretende desmovilizar a la ciudadanía, que al presente exige nuevas elecciones generales y la inmediata renuncia de Evo Morales y Álvaro García Linera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *