Jornadas laborales interminables, dificultad para concentrarse en el trabajo mientras se atiende a la familia, falta de recursos tecnológicos adecuados y pérdida del ambiente profesional, son algunas de las causas por las cuales los colombianos preferirían volver a trabajar en sus oficinas al terminar la cuarentena.

Así lo reflejan los resultados de la “Encuesta del trabajo en casa, mitos y realidades”, que también estableció que al 39,5% de los encuestados le hace falta el contacto social para trabajar y el 30,8% siente que se han perdido las fronteras entre lo personal y lo profesional.

Adicionalmente, para el 36% de los encuestados, el trabajo en casa ha generado difícil desconexión entre las labores profesionales y la familia; un 18,6% identifica que ha tenido comunicación distorsionada con el equipo -producto del distanciamiento-, un 21,5% reporta tener cansancio físico y un 23,9% ha sufrido de fatiga mental.

Sumado a esto, el 58% usa la sala, el comedor o su habitación para trabajar y el 30% de ellos asegura que en el hogar no tienen las condiciones ergonómicas para pasar horas frente al computador.

Según Alfredo Rizo, presidente de Terranum, empresa desarrolladora de proyectos inmobiliarios de oficinas, logística e industria, “el trabajo en oficina ofrece a las empresas la capacidad de garantizar al 100% de sus colaboradores estándares de bienestar, reflejados en espacios adecuados con las características propicias de iluminación, ergonomía, calidad del aire, manejo de ruidos y distractores, lo cual tiene un alto impacto en la productividad, el rendimiento en el trabajo y el pensamiento creativo y colectivo”.

Y es que a medida que pasa el tiempo de la cuarentena, esta cultura corporativa y los espacios de trabajo se extrañan cada vez más. En este sentido la encuesta, en la que participaron empleados de cargos directivos, de gerencia media, operativos y administrativos, reveló que el 42,3% siente que desde casa está trabajando más porque la jornada laboral se ha extendido y el 23% asegura que simultáneamente tiene que atender las tareas del hogar.

Sin duda, esto ha tenido un efecto negativo en la productividad de las personas, situación que no se vive de manera masiva ni permanente en un espacio de oficinas adecuado.

Aunque para nadie es claro en qué momento se comenzará a dar la normalización laboral, el sondeo, por otra parte, estableció que el 41% de los consultados regresarían a trabajar a sus oficinas porque su cargo se lo exige, mientras el 38,1% aseguró que regresaría porque le hace falta trabajar en la oficina y el 20,8% que no podría regresar tan fácilmente porque tendría que seguir atendiendo sus obligaciones con su casa y su familia.

Finalmente, un 51% asegura que con el trabajo en casa ha ahorrado tiempo en desplazamientos. Por esto, es posible que, con esta coyuntura, las empresas flexibilicen sus esquemas de trabajo, apostándole a la variedad de horarios laborales y a la coexistencia del trabajo en casa con la presencialidad.



Cortesia El Nuevo Siglo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here