Comienzan las audiencias públicas del proceso contra Trump en el Congreso

Donald Trump es el tercer mandatario en la historia de Estados Unidos en vivir la amenaza de una posible destitución | Foto AFP

La lucha entre Donald Trump y los demócratas pasa este miércoles a la luz de las cámaras con las primeras audiencias públicas en el Congreso.

La investigación con miras a una destitución del presidente republicano acusado de abuso de poder inicia una nueva etapa.

Trump ha denunciado el proceso de investigar presuntas presiones a Ucrania con fines electorales como una caza de brujas e incluso como un intento de golpe de Estado. Además, ha prometido vengarse en las urnas en las presidenciales de 2020.

Las audiencias públicas comenzarán a las 10:00 am con los testimonios de dos diplomáticos: William Taylor, encargado de los Asuntos Estadounidenses en Ucrania, y George Kent, alto funcionario del Departamento de Estado para Asuntos Europeos y Eurasiáticos.

Los republicanos critican que el proceso es un espectáculo, pero los demócratas defienden su labor desde que lanzaron en septiembre una investigación en la Cámara de Representantes, donde son mayoría.

Trump es el tercer presidente en la historia de Estados Unidos en estar amenazado por un procedimiento de destitución, pero ninguno ha terminado apartado de su cargo.

Los demócratas han actuado con celeridad con miras a una posible votación sobre la acusación para un juicio político contra el presidente republicano.

Pero con un Senado controlado por los republicanos, es poco probable que Trump sea destituido, ya que es la Cámara Alta la que tiene la última palabra.

Los Biden

Después de seis semanas de audiencias a puertas cerradas, los demócratas quieren que la opinión pública estadounidense acceda a las informaciones de primera mano sobre las acusaciones contra el presidente.

Los demócratas acusan a Trump de abusar de sus poderes presidenciales al presionar a Ucrania para beneficiarse electoralmente.

Todo estalló al conocerse una conversación telefónica del 25 de julio en la que Trump pidió a su homólogo ucraniano, Vladimir Zelensky, que investigara al ex vicepresidente Joe Biden, el precandidato demócrata que encabezaba las encuestas para disputarle al mandatario las presidenciales de 2020.

Se sospecha que el presidente republicano condicionó la entrega de una ayuda militar de 400 millones de dólares ya prometida en Kiev a cambio de que Ucrania investigara los negocios en el país del hijo de Joe Biden, Hunter, empleado entre 2014 y 2019 en una importante empresa de gas ucraniana.

El contenido de la llamada alarmó a varios funcionarios de la Casa Blanca y a agentes de inteligencia, hasta el punto de que un denunciante alertó a superiores, lo que desató el escándalo.

“Irreprochable”

Los dos testigos que serán interrogados el miércoles ya declararon a puerta cerrada ante los congresistas.

El 22 de octubre, William Taylor dijo que sabía que el embajador estadounidense ante la Unión Europea, Gordon Sondland, había dicho a sus pares ucranianos que el dinero para la asistencia en seguridad no iba a terminar desbloqueado hasta que el presidente Zelensky se comprometiera a lanzar una investigación contra Burisma, la empresa que tenía al hijo de Biden, Hunter, en su consejo de administración.

George Kent reveló el 15 de octubre a la comisión del Congreso que a mediados de agosto había alertado a sus superiores sobre las presiones contra Kiev para que investigara a los Biden.

El diplomático también confirmó a los congresistas que el abogado personal de Trump, Rudy Giuliani, había instigado desde hacía meses una campaña para investigar a Joe Biden.

“La acusación contra el presidente es que él pidió la intervención extranjera en una elección estadounidense, que condicionó actos oficiales a la realización de estos favores políticos”, dijo a la radio pública Adam Schiff, el congresista demócrata que lidera el Comité de Inteligencia.

También acusó al presidente de soborno. Además de los abusos de poder, los demócratas quieren saber si la Casa Blanca intentó obstruir la investigación del Congreso y disimular los indicios existentes.

El martes en la noche, los demócratas desvelaron el calendario de ocho testigos previstos para la próxima semana, todos ellos testimonios que ya los congresistas escucharon a puerta cerrada.

Trump señala que su llamada con Zelensky fue irreprochable y afirmó que su voluntad era reforzar la lucha contra la corrupción en Ucrania. Por su parte, los republicanos han pedido -sin éxito hasta ahora- un testimonio público de Hunter Biden y del denunciante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *