Colombiano encontrado muerto en quebrada, era empleado de los Valle Valle

LA ENTRADA, COPÁN. En menos de tres días, encontraron muerta a la segunda víctima ligada a la familia Valle Valle, flotando en las aguas de una quebrada en La Entrada, Copán.

Preliminarmente se informó que la víctima era un médico veterinario de nombre, Javid David Solar Muñoz, de 38 años edad.

Solar residía desde hace varios años en Honduras y fue encontrado muerto en la quebrada conocida como, «El paso del gringo», del municipio de La Jigua, Copán.

Según la información brindada, Solar Muñoz, comenzó a trabajar en las haciendas de los Valle Valle, desde hacía varios años. Y tenía a cargo las inseminaciones del ganado de raza.

De manera que el veterinario fue traído desde su país natal, ya que los Valle tenían un hato ganadero de primera clase.

Según la Policía Nacional, Solar residía en Olancho pero siempre trabajaba en la zona occidental. Asimismo ha dicho que se investigará si la muerte de Solar tiene algún nexo con la extracción de un botín que los Valle tenían enterrado en una hacienda copaneca.

Lea: JOH: El FBI reveló plan de los «Valle Valle» para matarme

El cuerpo fue encontrado por vecinos a eso de las 6:30 de la mañana, del jueves. Los testigos dijeron que cerca de la quebrada se encontraba un vehículo pick up, color negro con número de placas PDY 5722 con las puertas abiertas.

Cuando los agentes de la Policía Nacional llegaron, se encontraron el cadáver del colombiano dentro de la quebrada, el cuerpo estaba boca abajo con su ropa y zapatos puestos. A pocos metros se encontraba el vehículo.

Además: Por miedo a ser asesinado, solicitan traslado de narcotraficante Reiniero Valle

Miembros de Medicina Forense realizaron el levantamiento e informaron que la víctima tenía tres disparos, uno en el pecho, los demás en la espalda y la cabeza.

Asimismo se dio a conocer que el cuerpo tenía 10 horas de haber sido ejecutado. El hombre no portaba documentos dentro de su ropa pero si dentro del vehículo que supuestamente conducía y quedó en la escena del crimen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *