El Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular aprobó este martes una ley que activistas de Hong Kong advierten que puede suponer el final del marco de «un país, dos sistemas»

El parlamento chino aprobó este martes la controvertida ley de seguridad con que Pekín se atribuye nuevos poderes en Hong Kong y que los críticos temen sea el fin del marco “un país, dos sistemas”.

La norma, temida como una amenaza a las libertades de los hongkoneses, fue aprobada según medios locales, por el Comité Permanente de la Asamblea Nacional Popular (ANP, legislativo).

La ley tiene como objetivo criminalizar la secesión, subversión y colusión con fuerzas extranjeras, pero efectivamente también restringirá el derecho a las protestas y la libertad de expresión.

El corresponsal de la BBC en China, Stephen McDonell, dice que la nueva ley es “un temido instrumento de libre interpretación para reprimir disturbios políticos”.

Aunque no ha sido publicada todavía, se espera que sea añadida a los estatutos de Hong Kong más tarde este martes, un día antes del 23 aniversario de la transferencia de soberanía del territorio por parte de Reino Unido a China, una fecha que suele ser conmemorada con protestas prodemocracia.

Veteranos activistas ya anunciaron que marcharán el miércoles, a pesar del riesgo de arresto bajo la nueva ley.

Ya desde el mes pasado Pekín había anunciado su intención de aprobar una ley de seguridad contra lo que considera intentos de secesión de movimientos subversivos y terroristas.

Es la respuesta de las autoridades chinas a las protestas a favor de la democracia en Hong Kong, en ocasiones violentas.

Sin embargo, cuando el mes pasado las autoridades chinas anunciaron su intención de aprobar la norma, los críticos expresaron su temor a que supusiera “el fin de Hong Kong”.

Ya desde entonces Washington había expresado su firme oposición y comenzó a trabajar en el desmantelamiento del estatuto especial que Hong Kong disfruta bajo las leyes de Estados Unidos.

EPA
Carrie Lam, la jefa ejecutiva de Hong Kong, está encargada de seleccionar un grupo de personas que interpretará la aplicación de la nueva norma.

De hecho, el secretario de Comercio de EE.UU., Wilbur Ross, había anunciado el lunes que se daban por suspendido el tratamiento especial que tenia Hong Kong sobre China.

“El riesgo de que tecnología estadounidense sensible sea desviada al ejército o al Ministerio de Seguridad Estatal ha aumentado al tiempo que se atenta contra la autonomía del territorio. Esos son riesgos que EE.UU. rechaza asumir y que han resultado en la revocación del estatuto especial de Hong Kong”, señala Ross en un comunicado.

A la condena de EE.UU. se han unido otros gobiernos, como Reino Unido, antigua potencia colonial en Hong Kong, que denunció que la norma viola la Declaración Conjunta Sino-británica, el acuerdo bajo el cual Londres traspasó a Pekín la soberanía de la ciudad el 1 de julio de 1997.

La Declaración Conjunta Sino-británica establece que Hong Kong debe disfrutar de un alto grado de autonomía durante 50 años bajo lo que se conoce como “un país, dos sistemas”.

Police deter pro-democracy protesters from blocking roads in the Mong Kok district of Hong Kong on May 27, 2020

AFP
Los críticos advierten que la nueva ley es una amenaza a las libertades de Hong Kong.

Por su parte, el Parlamento Europeo ya había aprobado en junio una resolución que advertía con llevar a China a la Corte Internacional de Justicia de La Haya si se imponía la ley.

Y el gobierno de Japón calificó este martes de “lamentable” la aprobación de la ley.

La organización humanitaria Amnistía Internacional describió la ley como “la mayor amenaza contra los derecho humanos en la historia reciente de la ciudad”.

Por su parte, el líder del Partido Democrático de Hong Kong, Wu Chi-Way, dijo que desafiaría el veto policial a las marchas del “día de la transferencia” este miércoles. A él se le unirá Figo Chan, del Frente de Derechos Humanos Civiles, quien exhortó al pueblo a lanzarse a las calles a pesar del riesgo de ser detenidos y procesados.

La policía planea tener 4000 agentes antimotines en alerta, según informó en diario South China Morning Post.

¿Qué dice la ley?

La nueva ley de seguridad para Hong Kong fue aprobada sin que se hubiera hecho público el texto, que entra en vigor con su publicación en la gaceta oficial hongkonesa.

Pekín asegura que busca castigar “la sedición, la secesión, el terrorismo, la subversión, la injerencia extranjera o cualquier acto que ponga en peligro la seguridad nacional”.

La agencia estatal Xinhua reveló algunas de las provisiones de la norma, entre ellas que deroga la normativa hongkonesa y que su interpretación queda en manos del Comité Permanente de la ANP.

Contrario a lo que sucede en China continental, Hong Kong tiene una magistratura independiente. Sin embargo, dice el corresponsal de la BBC, el gobierno central “no iba a dejar que la interpretación de esta ley quedara en manos de unos jueces cualesquiera”.

No. Esa responsabilidad recaerá sobre un grupo de personas seleccionadas especialmente por Carrie Lam, la jefa ejecutiva de Hong Kong instalada en el cargo por Pekín.

También se espera que el gobierno central chino instale en Hong Kong una oficina de seguridad para “supervisar, guiar y dar apoyo” a la ciudad.

Las autoridades tanto de Pekín como de Hong Kong han insistido en que la ley va dirigida a unos pocos alborotadores y que no va a afectar a la inversión extranjera.

protestas a favor de China

Getty Images
La respuesta de EE.UU. a la norma también provocó protestas a favor de las posiciones chinas.

¿Cuál es la situación legal de Hong Kong?

Hong Kong fue colonia británica durante más de 150 años, hasta 1997.

En la Declaración Conjunta Sino-británica se acordó que Hong Kong tendría un “alto grado de autonomía, excepto en asuntos internacionales y de defensa” durante 50 años.

Esto fue consagrado en la Ley Básica, que expira en 2047.

Parlamentarios hongkoneses se pelean en la Asamblea

AFP

Como resultado, el propio sistema legal de Hong Kong, sus fronteras y derechos, incluidas las libertades de reunión y expresión, están protegidos.

Pero Pekín tiene la capacidad de vetar cualquier cambio del sistema político y, por ejemplo, ha descartado la elección directa del jefe ejecutivo.

Hong Kong fue escenario de amplias protestas políticas en 2019, que se hicieron mucho más pequeñas con el estallido de la epidemia de coronavirus.

Sin embargo, el pasado lunes se dieron escenas caóticas en la cámara legislativa cuando un grupo de parlamentarios prodemocracia fueron arrastrados fuera en una pelea por una ley que ilegalizaría la falta de respeto al himno nacional.

Un grupo de 15 destacados activistas prodemocracia comparecieron ante un tribunal también el lunes acusados de organizar y participar en asambleas ilegales relacionadas con las protestas del año pasado.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Cortesia de La Opinion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here