Los perros son unos animales que, además de dar compañía, no dejan de sorprendernos con sus locuras. Acumulan historias graciosas, tiernas o incluso inspiradoras, pero la ocurrida hace una semana en Texas, Estados Unidos, no deja indiferente a nadie.

Chico es el nombre del animal protagonista de esta historia. Se encontraba desaparecido desde hacía un día, cuando de repente entró en la comisaría de la localidad de Odessa para sorpresa de los trabajadores del centro.

El perro comenzó a jugar y a apoyarse en los mostradores, buscando la atención de los policías. No tenía síntomas de preocupación por haber estado en paradero desconocido durante un día, y además había perdido el microchip que lo identificaba.

Los agentes se pusieron a jugar con él lanzándole una pelota de tenis, mientras trataban de averiguar quién era su dueño. Sin embargo, antes de que tuviesen tiempo de hacerlo, Chico decidió que su aventura había sido suficiente y decidió marcharse de la comisaría

Los policías se quedaron atónitos y trataron de atraparlo, pero fue inútil. Tras publicar las fotos en su Facebook, el dueño las vio y les confirmó que Chico había regresado a casa la tarde anterior, justo cuando se marchó de la comisaría.



Link Original