InicioCentro AmericaViolencia contra la mujer impide su desarrollo profesional

Violencia contra la mujer impide su desarrollo profesional

La violencia hacia la mujer, sea cual sea su expresión, constituye un impedimento para su desarrollo pleno y su ambiente laboral es un espacio donde no se perciben condiciones y oportunidades igualitarias, de acuerdo con los resultados de la encuesta “Participación de las mujeres en el mundo laboral. Manifestaciones de desigualdad”, realizado por el Centro de Opinión Pública de la Universidad del Valle de México.

De acuerdo con Semáforo Delictivo, durante el pasado mes de octubre en la Ciudad de México se cometieron cuatro feminicidios, fueron denunciados 190 casos de violación y 3,078 de violencia familiar.

“Es educación de todas nosotras como mujeres, es que nos hagamos respetar con nuestros derechos, es algo reciproco con nuestras parejas”, dijo la señora María Segura.

“Antes era más el machismo, es nada más educación y el que nos hagamos respetar y sobre todo que nos queramos nosotras mismas”, agregó.

Por su parte, Clara Ivette Torres Montes, dijo: “Tenemos que formar una sociedad más abierta al dialogo sobre todo a agresión de género. Entonces crear una nueva ideología y acostumbrarnos a esta nueva modalidad de vida, y crear nuevas personas”.

El estudio fue realizado en el contexto de la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer (25 de noviembre) y, entre los hallazgos más importantes destaca que, en el terreno laboral, la participación de las mujeres es vista como un hecho muy positivo para la economía del país (53%) y aún más favorable se considera el impacto que su trabajo tiene en la economía familiar (62%).

Sin embargo, aunque existe el reconocimiento de lo próspero que resulta la incorporación de las mujeres al mercado laboral y más del 90% coincide en que son confiables al dirigir negocios familiares o grandes empresas (95%), también se tiene la percepción de que existe un panorama hostil hacia ellas: 63% está de acuerdo con que estas no tienen tantas oportunidades en el trabajo solo por ser mujeres y la mitad de la población estima que no cuentan con tantas oportunidades como los hombres para ocupar un puesto directivo.

Según los resultados del estudio, entre las mujeres que trabajan, 37% señaló que destina más del 75% de su paga a los gastos del hogar; 28% entre el 50% y 75%; 20% entre 25% y 50% y; 13% aporta el 25% o menos.

En tanto que, la posibilidad de crecer profesionalmente (14%) o ganar independencia (11%) se perciben como beneficios de tener un empleo, tener un ingreso (55%) es entendido como el mayor de todos. Por tanto, es importante mencionar que para las mujeres que no tienen una actividad pagada, el no contar con un ingreso propio genera una condición de dependencia económica y por tanto, de vulnerabilidad frente a su pareja, lo que puede eventualmente convertirse en violencia económica.

Trabajo y familia

Sin importar el trabajo en el que se esté desempeñando una mujer, 18% opina que su éxito laboral está fincado en la capacidad que tenga para realizar sus actividades; 18% en la seguridad en sí misma; 14% en la profesionalización; 12% constancia en el trabajo; el ambiente laboral solo obtiene 8% y la familia 6%.

En contraste, la familia es considerada un factor que dificulta la carrera profesional de una mujer (51%); 34% señala como un factor a la pareja; 39% a la cultura o clima dentro de la empresa; 21% a “las inseguridades” o personalidad de la mujer y 17% estima que puede ser la formación profesional.

La relación maternidad y vida laboral ha representado distintos retos en materia jurídica, social e individual. 46% de los encuestados concuerda con que la maternidad frena el desarrollo de una mujer; 81% opina que las mujeres sienten temor de perder su empleo si se convierten en madres y 84% considera que las mujeres pueden experimentar temor de no regresar a trabajar después de un embarazo.

Inevitablemente, la maternidad, la familia, los cuidados, implican una actividad cotidiana en el día a día de las mujeres, pero ¿qué tan valoradas son estas tareas? Mujeres dedicadas a las actividades del hogar consideran que la familia valora poco (27%) o no valora (25%) este trabajo; 13% cree que lo valoran mucho y 35% lo valora.

¿Un trabajo apreciado?

74% de las mujeres con una actividad laboral dice que se sienten valoradas (23% muy valoradas, 51% valoradas) en su trabajo;75% piensa que su familia aprecia el trabajo que ellas desempeñan (28% valora mucho, 47% lo valora). Del resto de los entrevistados, un porcentaje menor, (48%) cree que las mujeres se sienten valoradas en su empleo y 71% considera que la familia valora que una mujer de su familia trabaje.

Las mujeres que están trabajando indican que su actividad laboral les genera mucha satisfacción (42%) y satisfacción (47%). Esa actividad también les provoca sensaciones como estrés (22%), presión por la carga de trabajo (16%), presión de cometer un error (15%), 8% se ha sentido juzgada en el ambiente laboral y 5% siente que su familia la juzga por trabajar. En cuanto a sensaciones más satisfactorias, 20% se siente autosuficiente económicamente; 19% independencia y libertad (14%).

La Prensa Oficial y en Twitter: @laprensaoem



La Prensa

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias