Entre las elecciones de abril y las que tendrán lugar en noviembre habrán pasado apenas seis meses y medio. Pero el panorama político ha sufrido un vuelco en ese medio año. El foco se ha desplazado a Cataluña, y los equilibrios de fuerzas en el bloque de la derecha se han alterado sustancialmente, por no hablar de la aparición de un nuevo partido de ámbito nacional: Más País. De fondo, además, comienza a vislumbrarse una crisis económica en el horizonte a la que las formaciones no son ajenas.

Cataluña: La sentencia y los disturbios centran la campaña