Casemiro también hace de Cristiano y marca dos goles que podrían valer la Liga

0
28

Ya se puede decir que el Real Madrid tiene una identidad: ¿Cuál? la de la intriga, sin embargo termina con una sonrisa en el rostro, tres puntos en el bolsillo y líder provisional. Sin jugadores claves como Benzema de inicio, sin Hazard, Ramos, Valverde, Bale, Asensio entre otros, el Madrid fue capaz de ajustarse al duelo de ajedrez contra el Sevilla y ganar 2-1. No fue un partido lleno de emoción, sino para verse con la tranquilidad de un anciano con sus ojos puestos al horizonte. Y ahí cuando el túnel oscurecía y las redes se convertían en camino sinuoso sorprendió Casemiro para hacer de Cristiano Ronaldo. A falta de gol de los delanteros, el mediocampista destructor asumió el mando. Dos goles valiosos que bien podrían valer una liga.

Casemiro no solo le dio equilibrio al Madrid desde la media cancha, sino que definió como un delantero experimentado. El primero fue al 57′. Nada de luces se veían en el Bernabéu, pero Jovic se hizo notar con un pase de tacón. Casemiro siguió la jugada, superó a sus marcadores y de forma incómoda, ya casi sin mucho ángulo, picó la pelota sobre Vaclik. Demostró mucha tranquilidad de cara al punto de no retorno. En segundos ya sabía qué haría si  la pelota llegaba a sus pies. Había estallado el júbilo en casa, pero al 64′ De Jong se encargó de bajar el telón de la emoción de los madridistas. Un gran mérito de Munir en pelear un balón perdido, casi en solitario en el desierto. Logró revivir de la tumba una jugada muerta y el holandés recibió la pelota, hizo una maniobra para desajustar a Varane y clavó la izquierda. 1-1. Courtois se lanzó sin muchas esperanzas. Y tan solo cuatro minutos después, cuando ni siquiera Lopetegui había saboreado por completo el gol de los suyos en el Bernabéu, otra vez Casemiro. Un centro de Lucas Vázquez y solo ante  Vaclik «mató» de cabeza.

Durante la primera parte el duelo pasó de noche, solo hubo una ocasión que terminó en polémica. Minuto 29 y De Jong cabeceó un tiro de esquina. Nada parecía fuera de lo común, debió haber sido el 0-1 para los hispalenses, no obstante el VAR dijo lo contrario. Gudelj había tapado a Militao y según el árbitro era suficiente para eliminar la jugada.

La sensación final del Madrid es de aquel equipo que fue campeón en el pasado, lleno de lesiones, con gran forma física, presión alta, sostenimiento de la pelota y dominio del mediocampo. Zidane se las ha ingeniado para hacer funcionar a los blancos cuando estaban en el precipicio, y ahora, más allá de las formas están en la cima. Ahora le toca el turno al Barcelona este domingo en el debut de Setién contra el Granada (2:00 p.m.).




Source link