El Gobierno interino de Bolivia culpó ayer al Gobierno venezolano de Nicolás Maduro de financiar el «terror» en territorio boliviano y también en Colombia, Chile y Perú.

El ministro interino de Gobierno (Interior) de Bolivia, Arturo Murillo, pidió una reunión con sus pares de Colombia, Perú y Chile para compartir información.

La denuncia de Bolivia

Murillo, en conferencia de prensa en La Paz, manifestó que Maduro financia la desestabilización en la región, basándose en una investigación de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) de Bolivia.

«Tenemos algo realmente alarmante, porque resulta ser que el señor Maduro, por intermedio de Diosdado Cabello, utilizando a su primo, ha financiado todo el terror que hemos vivido los bolivianos, el terror que están viviendo los colombianos, los chilenos y los peruanos», expresó Murillo.

Diosdado Cabello es el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela.

A juicio del ministro Murillo, todo ello es parte de una «conspiración contra América», por lo que reclamó una reunión con sus pares de Colombia, Chile y Perú para compartir información.

«La forma de desestabilizar los Gobiernos que ha venido haciendo gente vinculada con terrorismo, las FARC, narcotráfico y no solo es Bolivia, está involucrado Colombia, Perú, Chile y todo esto está siendo manejado con hilos desde Venezuela», recalcó.

Investigación policial

Según la investigación de la fuerza especial, varias personas ingresaron en Bolivia con «antecedentes verificables» de terrorismo, entre ellas Facundo Molares, alias «Camilo», exmiembro de las ya desmovilizadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que fue detenido en la localidad boliviana de Yapacaní el pasado 14 de noviembre.

También figura Martín Serna Ponce, exmiembro del grupo revolucionario Tupac Amaru de Perú, quien tiene vínculo directo con Facundo Molares, según la investigación.

De acuerdo al director de la FELCC en la región boliviana de Santa Cruz, Óscar Gutiérrez, Facundo Molares llegó a Bolivia en octubre desde Venezuela en el mismo avión que el colombiano Pedro Nel Carvajalino y Oswaldo Rivera.

El director identificó a Rivera como exmiembro de Tupac Amaru y aseguró que junto a su acompañante llegaron a Bolivia con fines «desestabilizadores» y para hacer «terrorismo mediático».

Según la investigación, la pareja de Carvajalino es hija del comandante general del Ejército venezolano, Alexis Rodríguez Cabello, primo hermano de Diosdado Cabello.