Beatriz Olave sufrió un infarto y tuvo que ser operada de urgencia


Beatriz Olave sufrió un infarto y tuvo que ser intervenida de urgencia Crédito: Captura de pantalla

Este fin de semana,
Beatriz Olave sufrió un
infarto y tuvo que ser
operada de urgencia. Tras colocarle tres stents coronarios, la mamá de Rodrigo Bueno se encuentra todavía internada, aunque se está recuperando favorablemente.

“Pasamos una situación difícil, de muchos nervios. El viernes llegamos después de un show en Venado Tuerto, estábamos charlando lo más bien y de repente le agarró un dolor en el pecho. Una situación bastante incómoda para nosotros, porque si bien ella acostumbra a sentirse medio mal porque no estamos nosotros y demás… Le pregunte si quería ir al médico y me dijo que sí, asustada, y ahí me preocupé porque ella no accede nunca, es bastante reacia a esas cosas”, comenzó a relatar su hijo menor, Ulises Bueno, sobre lo sucedido.

En cuanto al estado de salud de su madre, el cantante explicó la gravedad del asunto: “Tuvimos suerte de llegar a tiempo. Los médicos nos dijeron que media hora más y no llegaba con vida. Tuvieron que intervenir rápido y como tenía algunas arterias tapadas, tuvieron que ponerle tres stents. Ahora está bien. Ya pidió su celular para jugar jueguitos”, señaló Bueno, quien también contó que, a pesar de la situación, el sábado por la noche tuvo que salir al escenario para cumplir con sus obligaciones. “Ella quiso que haga el show, no quiso que lo suspenda. Le pusimos lo mejor y salimos adelante, porque es difícil tener a tu mamá internada”, agregó.

Aunque está recuperándose favorablemente, Olave tiene que seguir internada en observación y en estos días será sometida a una nueva intervención. “De ánimo está bien, la quieren tener controlada”, explicó su sobrina Romina, en un móvil con
Los ángeles de la mañana.

“Siempre está con dolores pero es reacia a ir al médico. El sábado era muy fuerte, no podía respirar y le pidió a los chicos que la lleven. Hace rato que ya no se maneja como antes, tiene mareos y físicamente está cansada, no tiene la misma vitalidad pero nunca le había pasado esto”, contó la mujer.

Tras aclarar que sólo fue un susto y que está acompañada por toda la familia, Romina confesó que
tantas pérdidas afectivas le generaron varios altibajos en el último tiempo. “Cuando falleció mi mamá fue duro. Eran muy amigas, estaban siempre juntas. Son las tristezas del alma de las personas que ya no están con ella. Perder un hijo creo que es lo peor que le puede pasar a un ser humano”, concluyó con cierta tristeza.

ADEMÁS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *