Con los movimientos causados en los últimos meses en los mercados financieros con motivo del impacto de la crisis del coronavirus, el hundimiento de las cotizaciones de la banca europea y el posterior ‘rescate’ del sector financiero por parte del Banco Central Europeo a través de préstamos con condiciones excepcionales, el horizonte en los próximos trimestres para los bancos es cuanto menos extraño. Muchas entidades bancarias esperan que el BCE levante la suspensión de poder pagar dividendos para repartir el exceso de capital que tienen en retribuciones extraordinarias.

De la banca española, seguramente Bankia y Unicaja son las entidades que tienen idea de pagar un dividendo extraordinario cuando sea posible. «La idea y el plan es que haya un dividendo extraordinario por parte de Unicaja y Bankia. El Banco Central Europeo dice ahora que hasta octubre no se pague y el European Systemic Risk Board (ESRB) dice que hasta enero. La Reserva Federal de Estados Unidos va en la misma línea», asegura Ramón Forcada, jefe de análisis de Bankinter.

Sin embargo, algunas entidades como las dos provenientes de antiguas cajas de ahorros tienen en el pago de dividendos su principal estrategia, dado el exceso de liquidez causado por la buena situación monetaria. Antes de venir la pandemia, en la presentación de sus resultados anuales, ya apostaron por el aumento de la retribución al accionista.

Ahora, la situación ha mejorado con la barra libre de liquidez que ha suministrado a la banca española unos 180.000 millones en condiciones extraordinarias. Parte de este dinero puede ir a los accionistas si se cumplen los planes de algunos.

En el caso del banco andaluz, antes del covid la retribución iba a aumentar un 25%, hasta un total de 77 millones de euros, ya que contaba con un exceso de capital de 487 puntos básicos. El objetivo era repartir 313 millones de euros entre los propietarios, lo cual a buen seguro mantendría la acción a flote.

Bankinter mantiene su recomendación de evitar como inversores el sector bancario del que forma parte, debido a la presión en sus márgenes y a otros condicionantes que lastran su rentabilidad

En el caso de Bankia, el banco dirigido por José Ignacio Goirigolzarri, la situación expresada en enero tras sus resultados de 2019 era muy similar: el objetivo era repartir nada menos que 2.500 millones de euros en retribución al accionista, algo que agradecería a buen seguro el Estado, a través del FROB, pero también los minoritarios. De esta forma, Bankia compensaría el escaso margen de crecimiento del negocio bancario manteniendo la acción a base de dividendos.

Según la previsión de Bankinter para el sector bancario del que forma parte, este afronta la crisis del covid 19 «en buenas condiciones (liquidez, solvencia y relajación regulatoria), los múltiplos de valoración están cerca de mínimos y es probable que veamos rebotes puntuales en las cotizaciones tras el varapalo (-35% el año)».

Bankinter reconoce que mantiene su recomendación de evitar el sector bancario en Bolsa

No obstante, Bankinter reconoce que mantiene su recomendación de evitar el sector bancario como inversores: «Hay elevada presión en márgenes (tipos bajos hasta 2023); coste del riesgo al alza (provisiones) en 2020/2021; baja rentabilidad (RoE)». Además, asegura Bankinter que la patronal bancaria europea EBA calcula que apenas el 60% de las entidades cubre el coste del capital exigido por los inversores antes del covid 19, y que el Fondo Monetario Internacional estima un escenario de baja rentabilidad hasta 2025 y suspensión o retraso en el pago de dividendos como antes se mencionó, con el objetivo de contrarrestar el impacto en capital del covid 19 (aumento en provisiones, deterioros de valor y activos ponderados por riesgo).

Socimis, sin pagar

Con respecto a las sociedades de inversión inmobiliaria (socimis), que tienen obligación de repartir en dividendos un 80% de su beneficio entre los accionistas, la sensación de Forcada y del equipo de análisis de Bankinter es que tal vez no podrían cumplir con este objetivo, a pesar de que no lo han anunciado. «Pensamos que lo tendrán muy difícil para pagar dividendos», indicó el responsable de análisis del banco naranja.

Dentro del grupo de las socimis tenemos compañías como Merlin Properties, Inmobiliaria Colonial, Lar España o Árima, todas ellas cotizando en el Ibex 35 o en el mercado continuo.

En el caso de Merlin, había dejado en suspenso el pago de la mitad del dividendo, pero sin asegurar que fuera a eliminarlo. Sin embargo, con la evolución de la situación parece poco probable que pueda pagarlo. «El Consejo de Administración decidirá en cuanto al importe final a distribuir y la fecha de distribución del mismo una vez se realice una evaluación de las consecuencias que tuviera para el negocio de la compañía la situación creada por la pandemia del Covid-19, teniendo igualmente la facultad de cancelar dicha distribución si las circunstancias así lo recomendaran», aseguró la socimi.

Otra de las grandes del sector, Colonial, aseguró que sí que repartiría dividendo en su reciente junta de accionistas, más de 100 millones de euros que vendrían muy bien de reducirse para reforzar la solvencia y la situación de caja de la compañía.



Cortesia de Okdiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here