Durante la apertura de la sesión número 44 del Consejo de Derechos Humanos, de las Naciones Unidas celebrada este martes en Ginebra, la  Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, criticó las acciones de países como Nicaragua, que en el contexto de la emergencia sanitaria, se ha dedicado a perseguir a quienes critican a las autoridades por la forma en que  manejan la pandemia por Covid-19.

Bachelet afirmó en su informe que «en el mundo entero, el Covid -19, ha sido instrumentalizado para limitar el derecho de las personas a expresarse y a participar en la toma de decisiones que afectan a sus vidas».

El Ministerio de Salud, Minsa, emprendió hace tres semanas una agresión contra los médicos de varios hospitales públicos que criticaron que por órdenes del gobierno, se estaba ocultando  el verdadero impacto de la pandemia, obligándolos a cambiar causas de muertes en las actas de defunciones que deben entregarse familiares para informarles de que murió el paciente. La represión culminó con el despido de al menos 17 médicos de las unidades de salud estatales.

El Minsa informó hace unas horas que en la semana del 23 al 30 de junio se registraron 349 nuevos casos de Covid-19 en Nicaragua, por lo que la cifra total ascendió a 2,519. Además, registró 9 muertos durante esa semana, por lo que la cifra total de fallecidos suma 83. Los médicos independientes no creen esas cifras y aseguran que las autoridades sanitarias esconden las cifras reales.

El último informe con corte hasta el 24 de junio del Observatorio Ciudadano-Covid-19 Nicaragua, señala que habían verificado 1,878 muertes, de las cuales 129 (7%) se categorizan como muertes por neumonía y 1,749 (93%) como muertes sospechosas por Covid-19. El Ministerio de Salud no reconoce esos números y como represalia contra los médicos por hacerla pública, ha mandado a seguidores a perseguirlos, como lo hicieron contra varios médicos en una denuncia interpuesta en la Fiscalía recientemente.

En lista de malos

Otra denuncia que venían haciendo los médicos nicaragüenses desde que se confirmaron los primeros casos, fue que en los hospitales les prohibieron el uso de mascarillas y otros elementos de protección contra el virus, porque según el Minsa, causaba «alarma innecesaria en la población», ello pese a que estaban claros que son los médicos, los que se encuentran  en la primera línea de atención y por tanto, bajo alto riesgo de contagio.

Lea también:OPS insiste: «No sabemos el número de test que hace Nicaragua» 

Al respecto, Bachelet mencionó que en «la Federación de Rusia, China, Kosovo, Nicaragua y muchos otros países, tomo nota de los informes de intimidación contra periodistas, blogueros y activistas cívicos, en particular a nivel local, con el objetivo aparente de desalentar críticas a las autoridades-respuestas a Covid-19», denunció.

La funcionaria criticó también ante el consejo de Ginebra que varios países entre ellos Nicaragua, niegue la realidad de crisis sanitaria y con ello agravan el avance del letal virus que ha matado a miles en el mundo.  «En Bielorrusia, Brasil, Burundi, Nicaragua, Tanzania y Estados Unidos, entre otros, temo que las declaraciones que niegan la realidad del contagio del virus y la polarización creciente de las preguntas clave intensifiquen la gravedad de la pandemia», afirmó.

Alertó que con esas acciones, se socavan «esfuerzos para frenar su propagación y fortalecer los sistemas de salud».



Cortesia de La Prensa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here