ElPais UY-

La cuarentena, el encierro, no poder ir a la escuela y hacer sus actividades de rutina supone un desafío para los niños y los padres que conviven con ellos. La incertidumbre ante la pandemia de coronavirus se convierte en un factor de estrés para todos.

La práctica de Mindfulness se convierte en una gran aliada para grandes y chicos. ¿De qué se trata? La técnica, también conocida como “conciencia plena”, promete a quienes la practican que lograrán prestar atención al momento presente, sin juzgar. Al mismo tiempo podrán reconocer las diferentes sensaciones y experimentos que suceden en ese momento. En palabras más sencillas, el Mindfulness hace que nos conectemos con la situación presente.

Con la finalidad de compartir con los pequeños que lo necesiten, la maestra especializada y coach de mindfulness para niños, Magalí Fernández, recomendó una serie de actividades y ejercicios para hacer a diario en casa.
En una serie de videos, la docente convoca a los niños a poner en práctica una o dos veces al día ejercicios para sentirse mejor. Ayudada por unas campanitas y la rana “Paco”, con la voz en calma, Magalí invita a los niños a conectarse con su interior.

Consultada sobre la importancia de acercar el Mindfulness a las familias, Fernández señaló a Eme que “es una forma sencilla y práctica de conectar” con uno mismo.

“El Mindfulness permite descubrir cosas en nosotros mismos que ni siquiera sabíamos que teníamos y lo hacemos con una mirada fresca y sin juicios”, explicó la profesional.

Fernández aseguró que tomar conciencia de lo que sucede en el mismo momento que ocurre, forma parte de prácticas milenarias que poco a poco la humanidad ha olvidado y perdido la capacidad de realizar.

La clave del Mindfulness, indicó la experta, es “sólo ser y reconocerse”. “Hay que dejar que los niños identifiquen sus estados y que los adultos hagamos lo mismo con los nuestros. Este tiempo de pausa obligada nos invita a compartir ejercicios simples que ayudan a que nuestros pensamientos no rijan nuestra vida”, resaltó.

Uno de los puntos centrales de esta propuesta es comprender que los pensamientos son únicamente pensamientos y aprender a visualizarlos y reconocerlos sirve para que las preocupaciones y la mente ocupada no dominen la vida.

“A veces alcanza simplemente con parar y reconocer nuestros pensamientos, sensaciones y sentimientos. La mente no para, pero podemos darnos cuenta de eso, observarlo, dejarlo crecer, alimentarlo o permitir que simplemente pase”, explicó.

La importancia de practicar Mindfulness con niños

 Animarse a practicar Mindfulness con los niños de la casa es importante, señaló la maestra.

“En este momento estamos muy dedicados a que no “pierdan” académicamente su año lectivo y el Mindfulness nos permite apuntar a reconocer emociones más allá de trabajar con el intelecto. Es una actividad sencilla, que trae bienestar conjunto, que no hay formas buenas ni malas de hacerlo. Simplemente se comparte y se siente”, agregó.

Tanto niños como adultos se ven seriamente afectados por el estrés que supone el confinamiento y, por momentos, las horas de un ocio poco habitual. Este tipo de herramientas, que suponen un momento de meditación son claves en el bienestar.

Además, Fernández sostuvo que con el Mindfulness. las personas se dan la oportunidad de realizar prácticas de bienestar, sin recurrir a nada externo más que su respiración y sus sensaciones.

“No siempre tenemos tiempo para compartir actividades con nuestros niños donde simplemente nos miremos y descubramos cómo somos y qué sentimos sin juzgarnos”, añadió la maestra especializada. “Dedicar este tiempo de cuarentena a estas prácticas es una forma de ser amables con nosotros y el mundo”, concluyó.

Adaptar el espacio para trabajar en casa

A través de videos la maestra especializada propone a los niños encontrar su propio espacio en la casa para que el resto de las actividades de la familia continúen realizándose con normalidad.
Una vez que los pequeños encuentren ese sitio, en el que se sientan cómodos, deben reproducir los videos de Magalí para hacer los diferentes ejercicios. Todos son guiados con una voz tranquila y el sonido de unas campanitas.
A lo largo de los días, la maestra irá publicando diferentes prácticas para que los más pequeños puedan bajar estrés y ansiedad.
La maestra especializada, invitó a que quienes cuenten con herramientas especializadas, más allá del ámbito educativo, las compartan para colaborar en hacer la vida de los niños y sus familias más sencillas.
Incluso, algunos de los videos que subió Fernández a sus redes sociales fueron tomados por colegios y compartidos entre sus alumnos como herramientas para sobrellevar este difícil momento.



Cortesia El Pais UY