Las empresas se adelantan a Yolanda Díaz. La incertidumbre que ha generado el caos de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ha provocado una avalancha de consultas de los empresarios en los despachos de abogados con el objetivo de preparar la reconstrucción de sus negocios tras el impacto de la crisis del coronavirus en la economía española.

Los empresarios no quieren que el fin de los ERTE les pille de sorpresa en el mes de septiembre, como otras muchas decisiones del Ejecutivo de Pedro Sánchez. Ante este escenario, «el tejido empresarial se ha visto obligado a tomar una decisión dentro de un despacho de abogados para garantizar la viabilidad del negocio», explica Legaltrade.

Concretamente, el despacho de abogados explica que «la recomposición de la empresa ha pasado a ser uno de los servicios más demandados desde el inicio del estado de alarma, ya que el tejido empresarial está optando por gestionar su reestructuración y preparase para cuando terminen los ERTE con el objetivo de que sobrevivan las unidades productivas».

¿Hasta cuando?

Una avalancha que se ha generado ante la incertidumbre de no saber hasta cuando los empresarios podrán aplicar este mecanismo en sus negocios «no sabemos si terminará en septiembre o en diciembre, aunque lo normal es que haya una prórroga y el Gobierno de Pedro Sánchez permita la progresividad de la incorporación a los puestos de trabajo en el tejido productivo español», explican.

La reestructuración de empresas consiste en un proceso de cambio en el que la organización se ve envuelta en una transformación para adaptarse a un nuevo modelo empresarial capaz de permitir la continuidad de los objetivo competitivos del negocio y el mejor funcionamiento de la compañía. Un servicio que incluye la recomposición productiva.

Ampliación hasta el 30 de septiembre

De momento, el Gobierno y los agentes sociales han acordado la prorroga de los ERTE hasta el 30 de septiembre. En concreto, a los expedientes de fuerza mayor total vigentes actualmente se les aplicará una exención en las cotizaciones empresariales del 70% en julio, del 60% en agosto y del 35% en septiembre en el caso de empresas con menos de 50 trabajadores.

Mientras, que para las empresas con más de 50 empleados, la exoneración de cuotas será del 50% en julio, del 40% en agosto y del 25% en septiembre. El Gobierno de Pedro Sánchez ha reducido notablemente estos porcentajes en comparación con los establecidos hasta el 30 de junio, que eran del 100% para las empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las de más de 50, pero a cambio esta figura no desaparece con la llegada del 30 de junio.

Las prohibiciones de Sánchez

En el caso de empresas que actualmente están activas pero que se vean obligadas a cerrar como consecuencia de un repunte de los contagios, se permitirá que puedan acogerse a un ERTE de fuerza mayor total, que contaría con una exoneración de cuotas para las empresas del 80% si su plantilla es inferior a 50 trabajadores y del 60% si tiene más de 50 trabajadores.

La norma mantendrá hasta el 30 de septiembre la «prohibición» que estableció el Gobierno al despido durante seis meses por causas objetivas y la suspensión de los contratos temporales, incluidos los formativos, de relevo e interinidad.

Respecto a la contratación, el Gobierno no permitirá a las empresas en ERTE la realización de horas extraordinarias, el establecimiento o la reanudación de externalizaciones de la actividad y la concertación de nuevos contratos.



Cortesia de Okdiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here