Hernández Hernández acertó en la primera jugada polémica que tuvo durante el Barcelona-Atlético de Madrid. El técnico canario no lo dudó a la hora de pitar un penalti y mandarlo a repetir porque Ter Stegen no tenía uno de sus pies sobre la línea en el momento del lanzamiento.

Rondaba el cuarto de hora de partido cuando Carrasco cogió la moto y superó a Piqué en carrera antes de penetrar en el área. El belga se sacó un recorte eléctrico en el que Arturo Vidal le barrió y le derribó. Hernández Hernández no lo dudó a la hora de señalar penalti y desde el VAR, encabezado por Mateu Lahoz, se lo corroboraron.

Diego Costa, que minutos antes había marcado en su propia portería, lanzó la pena máxima, pero Ter Stegen le detuvo el disparo al hispanobrasileño. La parada se revisó en el VAR y se determinó y se demostró que el guardameta alemán no tenía, como mínimo, uno de sus dos pies en la línea de cal, por lo que Hernández Hernández, reglamento en mano, ordenó repetir el penalti.

Los jugadores del Barcelona protestaron y Gerard Piqué vio la cartulina amarilla por sus reiteradas quejas. También se la mostraron a Ter Stegen en cumplimiento de la norma. Fue Saúl el que asumió la responsabilidad de chutar desde el punto de cal y el pequeño de los Ñíguez no erró y puso el 1-1 en el marcador del Camp Nou.



Cortesia de Okdiario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here