Independiente no pasó del 0-0 como local contra Central Córdoba, pero quedó más cerca de pasar de etapa – Noticias Argentina

Independiente

Independiente

Central Córdoba (Santiago del Estero)

Central Córdoba (Santiago del Estero)

Con la mente puesta en el choque del próximo miércoles con Fénix, de Uruguay, de los 16os de final por la Copa Sudamericana, Independiente desaprovechó una buena chance de quedar al borde de la clasificación para la segunda rueda de la Copa Liga Profesional. Con una formación alternativa, apenas rescató un 0 a 0 contra Central Córdoba, de Santiago del Estero, y le puso suspenso al grupo 2, que tiene como único garantizado en la próxima etapa a Colón, de Santa Fe. Sin embargo, el Rojo (esta vez, de azul) se acercó un paso al objetivo de avanzar la fase Campeonato.

Lo que se vio este sábado en el Libertadores de América fue una tímida reafirmación de las buenas intenciones de juego que pregona el director técnico Lucas Pusineri. Pero todo sigue estando muy lejos del ideal que pretende. Con una alineación desprovista de muchos habituales titulares, Independiente volvió a padecer el poco poder de gol que lo aqueja. Dominó el partido en lo posicional, lo táctico, pero careció de profundidad y de puntería. Lejos de su mejor versión, estuvo demasiado impreciso con la pelota y no encontró espacios para atacar; le faltó creatividad para quebrar el desarrollo y se lo vio incómodo en largos tramos de la primera parte. La astucia de los volantes visitantes evitó la conexión de Andrés Roa y Pablo Hernández, los encargados de generar juego, con los delanteros Braian Martínez y Nicolás Messiniti, quienes no supieron generar duelos individuales.

Con un sistema 4-4-2, Francisco Cerro como volante de contención y la ayuda constante de Sebastián Riba, el conjunto ferroviario logró incomodar al local y lo mantuvo lejos de su arco durante los primeros 45 minutos. Independiente no tuvo lugar ni imaginación para inquietar al arquero Alejandro Sánchez.


Más roce y contorsiones que buen fútbol en Avellaneda.
Más roce y contorsiones que buen fútbol en Avellaneda. Crédito: José Brusco/Pool Argra

En el segundo tiempo, el Rojo trató de ser más profundo con algunos cambios posicionales. Para dinamizar el juego, Pusineri tiró a Roa por la banda izquierda y mandó a Federico Martínez a jugar por el medio. Ese movimiento rápidamente dio algunos dividendos y el peligro en el arco defendido por Sánchez. En apenas siete minutos Independiente tuvo tres chances claras de gol. A los tres, «Chaco» Martínez quedo mano a mano frente al arquero y definió mal, y un minuto más tarde una buena reacción de Sánchez abortó el gol del pibe Messiniti.

Durante 20 minutos, el local le robó la pelota a Central Córdoba, pero una y otra veces se ahogó en la orilla. La falta de capacidad para definir frustró al equipo. Y eso le permitió crecer al conjunto santiagueño, que después de salvarse, pudo ganar en el tramo final. Riba y Claudio Riaño tuvieron el triunfo en dos oportunidades, pero los guantes de Milton Álvarez y su falta de puntería evitaron lo que habría sido una caída muy injusta para Independiente.

Con la mente puesta en Fénix, el Rojo desaprovechó la chance de sumar de a tres y dejó en suspenso, aunque más cerca, la clasificación en la zona 2. Por ahora no logra convencer y el crédito de Pusineri comienza a extinguirse entres pobres rendimientos colectivos.


Lucas Pusineri tiene las intenciones, pero Independiente, sea en su versión titular como en la alternativa, sigue sin funcionar como pretende el hincha.
Lucas Pusineri tiene las intenciones, pero Independiente, sea en su versión titular como en la alternativa, sigue sin funcionar como pretende el hincha. Crédito: Marcelo Carrol/Pool Argra

Conforme a los criterios de

La Nacion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here