Cambio de tendencia: Lionel Messi tiene más trabajo en Barcelona que en la selección argentina – Noticias Argentina


El gesto de Lionel Messi es elocuente: como todo Barcelona, no le encontró la vuelta al duro Getafe, que ganó por 1-0. Fuente: AFP

Este viernes 16 de octubre se cumplieron 16 años del debut oficial de Lionel Messi en Barcelona. En su extensa trayectoria, más de una vez le habrá llegado a sus oídosel comentario cáustico y burlón de que a las penas en sus excursiones con el seleccionado argentino las curaba inmediatamente cuando se reincorporaba al equipo catalán. «Siempre lo mismo: en la selección no hace nada; vuelve a Barcelona y la rompe», disparaban muchos hinchas argentinos, con un reduccionismo que mezclaba el trazo grueso futbolístico con el sentimiento por la camiseta nacional.

Messi procesaba ese contraste con cierto remordimiento y también como una consecuencia de dos ecosistemas muy diferentes: en Barcelona se daban las condiciones ideales para potenciar sus capacidades y en el seleccionado estaba sometido a cíclicas turbulencias, muchas de las cuales terminaron sumiéndolo en una parálisis en la cancha.

Cuando Messi haga un balance de esta semana, le dará un saldo más positivo la ventana doble del comienzo de las eliminatorias que la reinserción en la liga de España. No tanto porque el de Lionel Scaloni sea el equipo de los sueños, sino porque el de Ronald Koeman todavía requiere muchos ajustes y convencimiento en una línea de juego que por ahora es difusa, como se desprendió de la derrota por 1-0 ante Getafe, que implicó la pérdida del invicto para el entrenador holandés en cuatro fechas.

Getafe fue áspero y aprovechó un penal

Getafe debe de ser el rival más inoportuno para un club que, como Barcelona, reanuda la competencia tras volver a reunir a los jugadores que tuvo desparramados por el mundo por la fecha FIFA. A pocos días de haber estado en sus seleccionados, a los futbolistas les cuesta volver a ponerse en modo club, tanto física como mentalmente. Y ese desafío es mucho más arduo si enfrente está Getafe, que lleva más de dos temporadas sacando excelentes resultados de un estilo áspero, de fricción, compactado en un 4-4-2 que le niega espacios al adversario y ejecuta punzantes contraataques. Y que aprovecha cualquier desliz del oponente, como el penal por imprudente que concedió Frenkie de Jong por una falta contra Dakonam, convertido por Jaime Mata.

Setenta y dos horas después de jugar 90 minutos en los 3640 metros de La Paz, donde hizo un desgaste mayor en el segundo tiempo, Messi completó el partido en el Coliseum Alfonso Pérez, ubicado en el sur de Madrid. En 9 días jugó ante Ecuador, Bolivia y Getafe, con un viaje trasatlántico en medio. A los 33 años, el Nº 10 sigue siendo refractario a entrar en una rotación y a ser reemplazado durante un desarrollo. Desde Pep Guardiola, ningún director técnico quiere exponerse a un gesto de desaprobación o enojo de Messi en el caso de que decida sustituirlo.


Messi se cuelga en un abrazo de Joaquín Correa, autor del gol del triunfo de la Argentina ante Bolivia. Fuente: AP

En la conferencia de prensa previa al encuentro con Getafe, Koeman elaboró una teoría sobre la versión full time de Messi: «Lionel es un jugador que si no juega está más cansado. Lleva muchos años afrontando calendarios apretados. Es un ganador que quiere estar en todos los partidos».

No hubo dosificación para una agenda que continuará cargada: el martes, Barcelona debutará frente a Ferencvaros (Hungría) por la Champions League en el Camp Nou, donde el sábado próximo recibirá en el clásico a Real Madrid, que este sábado perdió por 1-0 ante el ascendido Cádiz y motivó en Zinédine Zidane una crítica inusual hacia su equipo: «Ellos tuvieron más ganas; si en el primer tiempo nos metían dos o tres goles, no había nada que decir». Cuatro días después del clásico, Barcelona visitará a Juventus, que espera contar con Cristiano Ronaldo, en recuperación tras contagiarse de Covid-19. «Creo que Leo puede jugar los cuatro partidos», aventuró Koeman.


Messi, entre Djene y Nyom, dos de los jugadores de Getafe que le hicieron sentir una marca rigurosa.
Messi, entre Djene y Nyom, dos de los jugadores de Getafe que le hicieron sentir una marca rigurosa. Fuente: AFP

Con Messi como intocable, el entrenador aplicó el recambio al darles la titularidad a Dembelé y a Pedri, un juvenil de 17 años, que con panorama y conducción fue el mejor de Barcelona. Salvo en el caso de que estuviera muy agotado, no se entendió que Koeman lo reemplazara a los 17 minutos del segundo tiempo. Messi no siempre se ubicó como falso Nº 9, sino que varias veces se recostó sobre la derecha y le dejó la zona central a Antoine Griezmann, con quien sigue sin conectarse ni entenderse. Lo mismo le ocurrió con Dembelé, empeñado en gambetear todo lo que se le ponía por delante.

Messi parece extrañar la sociedad que mantenía con Luis Suárez, una sintonía que pasaba por lo futbolístico y lo afectivo. Su mejor combinación fue con Sergiño Dest, un lateral izquierdo (19 años) llegado de Ajax, que lo asistió en una proyección para que despachara un zurdazo que terminó en un poste. En su planilla de remates al arco quedó un tiro libre débil, a las manos de David Soria, y una arremetida en tiempo adicional, con una definición forzada que salió por un costado. Nunca llegó a ponerse el equipo al hombro y sus asistencias en córners y tiros libres no dieron con el cabezazo de algún compañero.


Con un mayor desgaste en el segundo tiempo, Messi soportó la exigencia física en los 3640 metros de La Paz.
Con un mayor desgaste en el segundo tiempo, Messi soportó la exigencia física en los 3640 metros de La Paz. Fuente: AFP

No se salvó de una marcación de Getafe -20 fouls, contra 10 de Barcelona- que a veces bordea la agresión, como con el codazo que le aplicó Nyom. Para Messi es un comienzo de temporada con poco gol: dos, ambos de penal (a Villarreal y Ecuador), en seis cotejos. Acumula dos asistencias (Villarreal y Celta). No está en plan salvador. Y desde que mandó el burofax, Barcelona está dándole más trabajo que el que le demanda el seleccionado.

Conforme a los criterios de

La Nacion

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here