InicioAmerica Latinaqué respondió a la Justicia y por qué decidió no contestarle a...

qué respondió a la Justicia y por qué decidió no contestarle a los abogados – Noticias Uruguay

Consultada sobre por qué Sendic decidió no contestar las preguntas de los abogados de UTE y Ancap, la abogada Laura Robatto dijo a El Observador: «Nosotros –por ella y su socio Homero Guerrero– le aconsejamos que no lo hiciera, aunque él quería contestar todo. Le dijimos que no se sometiera a preguntas que se hacen para salir en cámara, para continuar con el circo político que comenzaron en el año 2013 con cosas que no tienen nada que ver con lo que se investigue«. 

Robatto resaltó que se está llevando a la Justicia penal un caso que no tiene ningún «viso delictivo». De hecho, aseguró que le sugirieron al fiscal Pacheco que hiciera más preguntas y le preguntaron a la jueza María Helena Mainard si quería hacer alguna consulta. Los dos transmitieron que no era necesario.  

«Salgo sorprendido, no me lo esperaba. Tiene derecho a no contestar pero tratándose de un asunto público de fondos públicos, del dinero de todos los uruguayos, y teniendo en cuenta que fue ministro, presidente de Ancap y vicepresidente, cuando se trataba de un tema de transparencia, era algo que no me esperaba», había dicho Barrera. 

El vicepresidente de Ancap, Diego Durand, continuó la misma línea. Expresó a El Observador que «los servidores públicos sobre hechos de su gestión deberían  tener mayores responsabilidades y autocritica. No contestar preguntas, es no querer hablar, es eludir». «Jugaron a los empresarios, le hicieron mucho daño a Ancap«, cerró. 

Tanto dentro del juzgado, como luego en rueda de prensa, Sendic insistió en que él no participó de la mayoría de las decisiones. “Yo me fui de Ancap en octubre de 2013. Recién habíamos adjudicado la construcción de la planta. Todo lo demás pasó después. No tuve participación directa en todo los eventos posteriores”, argumentó. “No fue un capricho de los directivos, fue un análisis concienzudo sobre las posibilidad del mercado de gas”, dijo sobre la decisión de llevar adelante el proyecto. 

Las siete preguntas de la Fiscalía que Sendic respondió

El fiscal Pacheco le hizo siete preguntas que abarcaron el comienzo del proyecto, los apoyos que recibió, la decisión de Argentina de no participar del proyecto, el relacionamiento con la empresa OAS –el consorcio brasileño acusado de pagar coimas a jerarcas a cambio de contratos de obras públicas en el marco del Lava Jato– y los gastos. 

Sendic recordó que al comienzo hubo dos estudios de factibilidad, uno de la Dirección de Energía y otro de Ancap. A partir de ello, pusieron en consideración dos elementos. El primero fue la sustitución de los combustibles líquidos que comercializa Ancap por gas licuado. El segundo, el impacto en el mercado. Ancap iba a pasar de producir 300 mil metros cúbicos diarios a un millón. Además, ello iba a tener impacto en otras compañías subsidiadas por Ancap. 

Consultado sobre posibles disidencias dentro del directorio, expresó: «Durante todo ese período las decisiones se tomaron por unanimidad, quiero aclarar que nunca integré el directorio de Gas Sayago, lo que sí sé es que la mayoría de las decisiones se tomaron por unanimidad, tanto cuando se elaboró el pliego para el llamado internacional. El único discorde fue cuando se asignó a Gas de France, que ahí la directora representante del Partido Nacional no acompañó la votación por falta de tiempo de analizar el proyecto y ella a su vez integraba el directorio de Ancap y de Gas Sayago, Elena Baldoira». 

Una de las oportunidades en las que el oficialismo entiende que se debió haber dado marcha atrás en el proyecto fue cuando Argentina desistió de participar. A propósito de eso, Sendic expresó que no era necesaria su participación para que fuera viable: «En un momento veníamos trabajando con Enarsa, empresa argentina, pensando que se asociara en el proyecto. En un momento decide no participar de la capitalización de Gas Sayago, fue un proceso acordado con Enarsa. Teníamos necesidad que el proyecto contara con garantía soberana del Estado uruguayo, lo que bajaba los costos del proyecto. Sin manteníamos a Enarsa dentro de la sociedad perdíamos la posibilidad de contar con la garantía soberana. El otro motivo es que en el análisis económico del proyecto no se necesitaba venderle gas a la Argentina, teniendo en cuenta que Ancap pensaba impulsar el desarrollo del gas a un millón de metros cúbicos, 90 UTE y 10 Ancap y la participación de Ancap coincidía con posibilidad de desarrollo en el mercado, como se ha dicho y por lo que mencionaban los informes técnicos, el proyecto no necesitaba la comercialización de gas en Argentina para ser viable y a pesar de esa decisión Argentina jamás quedó fuera del proyecto. Personalmente, seguimos negociando la venta de Gas Sayago y a la Argentina y esto está documentado en una ley en Argentina, que se aprobó el 23/09/2015 que es la 27.189, aprueba el marco de regasificación firmado el 2/08/2011″. 

En su declaración, Marta Jara, exgerenta de Gas Sayago, especificó que ella estaba de viaje cuando Argentina, en 2012, informó que no participaría del proyecto. «Desde mi primera vinculación como gerente con Gas Sayago ya no tuve reuniones de trabajo con partes argentinas del proyecto», expuso.

Cuando Pacheco lo interrogó sobre el relacionamiento con la empresa OAS –que estuvo involucrado en el Lava Jato– el exvicepresidente sostuvo que la empresa Gas de France había puesto entre sus subcontratistas a la empresa, pero Gas Sayago no había firmado con ella en ese momento (según la adjudicación que se realizó el 7/5/2013). Las primeras intervenciones del Lavajato en Brasilia datan, según Sendic, de noviembre del 2013. Luego, cuando se contrató a OAS directamente, él ya no formaba parte del directorio de Ancap (2014), dijo. Afirmó que no se reunió con el exministro de Industria brasileño Fernando Pimentel y sostuvo que no le constan que hayan habido presiones o sugerencias de funcionarios gubernamentales brasileños a sus pares uruguayos para la contratación de OAS. 

En cuanto a los gastos, informó que Ancap contrató a la consultora Foster Wheeler «para el diseño del proyecto en su totalidad» por 900 mil euros. «Es la empresa número uno en el mundo para este tipo de ingeniería y el costo es adecuado para este tipo de servicio», justificó y dijo que el resto de las contrataciones directas fueron posteriores a su salida de Ancap, pero todas adecuadas al servicio prestado. Los salarios eran «de acuerdo a la media». 

«Los otros gastos ocurrieron todos luego de mi salida y no tengo información sobre eso. Ni frutos secos, ni gimnasia, lo único que aclaré es que cuando se hablaban de clases de piano, en realidad era la suscripción a las normas Pianc, que son para el manejo de las actividades acuáticas y fue confundido por Price (Waterhouse Cooper) con clases de piano, luego lo demás no tengo conocimiento de los otros gastos», complementó. 

 

Las preguntas de Ancap

El vicepresidente de Ancap, Diego Durand, criticó que Sendic haya decidido no responder las consultas de los abogados de la empresa y deslizó algunas inquietudes respecto de su declaración. Sostuvo que no está claro cuál sería la utilidad de generar un millón de metros cúbicos de gas cuando el volumen «excedía de sobremanera» al mercado local y Argentina no tenía planes de comprarlo. 

Además, tenían intenciones de consultar sobre cuáles eran los estudios respecto del retorno de la inversión, que «nunca será recuperado» y otras actas de Ancap. «Al no contestar no sabemos qué hizo y las razones de las garantías y prestamos solicitados a costo de Ancap», agregó. 



El Observador

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias