InicioAmerica LatinaQué pasó con los casamientos y divorcios en el primer año pandémico...

Qué pasó con los casamientos y divorcios en el primer año pandémico y cómo son los trámites – Noticias Uruguay

 

En 2020 los matrimonios bajaron 30% respecto al 2019. La tendencia de los años anteriores fue que en 2018 hubo 9.395 matrimonios en todo el país y en 2019 se realizaron 9.323. En el primer año pandémico hubo 6.661. También bajaron los divorcios 15% en comparación con 2019. La tendencia de los divorcios se fue dando a la baja: 2015 hubo 3.725. En 2016 se registraron 3.623, y el año siguiente fueron 3.219. Luego, en 2018 hubo 3.216 y en 2019 fueron 3.020. En 2020 hubo 2.565 divorcios en el país, según los datos a los que accedió El Observador.

En Uruguay pueden contraer matrimonio todos los mayores de 16 años sin importar su sexo ni nacionalidad. Así lo explica el sitio oficial web del país. Esto quiere decir que está prohibido que los menores de 16 años puedan casarse. Los mayores de 16 años pero menores de 18 precisan el consentimiento de sus padres.

La directora del Registro Civil, Adriana Martínez, recibió a El Observador en su oficina y dijo que muchos de los matrimonios programados estaban asociados a fiestas en salones y con la pandemia y el control de las aglomeraciones se reagendaron para más adelante. Explicó que en los peores meses de la pandemia las personas no se agendaban directamente y esperaban para hacerlo más adelante. 

Directora del Registro Civil, Adriana Martínez

Luego de aquel 13 de marzo desde el Registro Civil se limitó el aforo a siete personas en la celebración del matrimonio: los dos cónyuges, los cuatro testigos y el oficial. Para el primero de diciembre de 2020 el aforo pasó a ocho al agregarse un invitado más del interés de la pareja. El 20 de octubre de este año el aforo pasó a 11 personas luego de que la vacunación empezara a mostrar resultados en el control de la pandemia, explicó Martínez.

También dijo que si se realiza en la oficina, es decir, un lugar cerrado, el uso de mascarilla debe ser constante y la ventilación también. En caso de hacer la ceremonia en otro lugar, por ejemplo en un local de fiestas al aire libre, en este escenario el tapabocas no es obligatorio pero al oficial o juez de paz lo deben rodear solo las 11 personas. El resto de invitados —los que se puedan permitir por el aforo de cada salón— deben mantener distancia con el oficial. 

De todas formas, tanto en el registro civil del Clínicas, del Pereira Rossell y los juzgados del interior el aforo es de nueve personas: la pareja, los cuatro testigos, el oficial y dos invitados. 

El aforo limitado, uso de tapabocas y ventilación es lo que se pide en relación a la pandemia para poder contraer matrimonio en oficinas del Registro Civil. No se pide vacunación ni hisopado previo, informó la directora. La pandemia puso a disposición la agenda online para diferentes trámites, uno de ellos, el matrimonio y así, poder limitar los ingresos.

También destacó que desde que comenzó la pandemia no hubo casos positivos de covid-19 a raíz de celebraciones matrimoniales. Los contagios que surgieron de los funcionarios fue externo y en ese caso se los aislaba y se aplicaban, por ejemplo, protocolos de limpieza y ventilación profunda. 

Por último, la directora informó que desde el Registro Civil nunca se canceló un matrimonio por la pandemia, ni cerraron las oficinas. El Registro fue nombrado como servicio imprescindible —dentro del Ministerio de Educación y Cultura— por el Poder Ejecutivo. Los matrimonios que se postergaron o cancelaron fue por decisión de la pareja involucrada. 

La documentación que hay que presentar a la hora del trámite depende de la situación en la que se encuentre la pareja. No presentan lo mismo quien está divorciado a una persona viuda o quienes se casan por primera vez. Sin embargo, la identificación que se solicita en todos los escenarios posibles es el de identidad que puede ser la cédula o el pasaporte, según el sitio oficial del país.

En caso que se trate de menores de edad, entre los 16 y 18 años deben presentar la partida de nacimiento, así como el consentimiento de sus padres. En el caso de tener padres fallecidos o ausentes, deben concurrir abuelos o en su efecto presentar autorización judicial.

Si se trata de divorciados que hicieron el trámite en Uruguay deben presentar la partida de matrimonio con constancia del divorcio.

En el caso de una pareja heterosexual, la mujer, si desde la fecha de la sentencia no pasaron 301 días se solicitará certificado médico indicando la inexistencia de un posible embarazo, además de la sentencia de divorcio.

En el caso que el divorcio se haya realizado en el extranjero, se deberá presentar sentencia de divorcio original, legalizada y traducida por traductor público uruguayo o puede presentar testimonio de la partida de divorcio. Cuando el divorcio en el exterior se realiza mediante escritura, se deberá presentar la original, apostillada y traducida en caso de ser necesario.

Si se trata de personas viudas, ellas deben presentar partida de matrimonio y de defunción, en caso de ser extranjero las partidas deberán ser legalizadas y traducidas. Si existen hijos que deben ser legitimados con posterioridad al matrimonio, al momento de inscribirse para el casamiento se deben presentar las partidas de nacimiento de ellos.

Disolución del matrimonio

Conocido también como la disolución legal de un matrimonio, el divorcio en Uruguay está regulado por los artículos 186, 187 y 148 del Código Civil.

Según el estudio jurídico Carlos Bustamante y Asociados, desde la vigencia de la Ley de Matrimonio Igualitario, se establecieron cambios en cuanto a quiénes están legitimados para pedir el divorcio, en los plazos y en los trámites. Hoy en día, los procedimientos de divorcio aplican tanto a los matrimonios heterosexuales como a los homosexuales.

Si bien el trámite para contraer matrimonio en Uruguay es puramente administrativo, su disolución se tramita de diferente forma: en la vía jurisdiccional ante los jueces competentes en materia de familia. El vínculo matrimonial solo se puede disolver por la muerte de uno de los cónyuges o por el divorcio.

En Uruguay el divorcio puede obtenerse por cuatro procedimientos diferentes. Todos se tramitan ante el Poder Judicial y pueden ser:

  • Por mutuo consentimiento de los cónyuges (divorcio por mutuo acuerdo).
  • La sola voluntad de uno de ellos (divorcio voluntario).
  • La conversión de la sentencia de separación de cuerpos: una vez cumplidos tres años desde la sentencia de separación de cuerpos cualquiera de los cónyuges puede solicitar sentencia de divorcio para disolver completamente el vínculo matrimonial.
  • El divorcio por causal. Algunas de las causales de divorcio en Uruguay son: riñas y disputas, adulterio, sevicias o injurias graves, separación de hecho, tentativa contra la vida de un cónyuge, propuesta para prostituir a la mujer, condena a pena de penitenciaría por más de 10 años, cambio de identidad de género.

El tipo de divorcio que más se emplea en Uruguay es el causal. Tanto en 2018 como en 2019 representó el 67,3% de los casos y más allá que durante el 2020 los divorcios bajaron, la cifra de divorcios por causal no mostró una caída significativa, descendió cinco puntos porcentuales. Fueron el 62% de los divorcios.

El divorcio de mutuo consentimiento mostró un aumento en el primer año en pandemia respecto a los años anteriores. Mientras que en 2018 representó el 1,9% de los casos y en 2019 el 1,8%, el año pasado mostró el 3,9%.

También ascendió el divorcio por sola voluntad en 2020, con el 36% de los casos durante ese año. Tanto en 2018 como en 2019 fue del 30%.

Una vez realizado el divorcio, los cónyuges cambian de estado civil y pasan de casados a divorciados por lo que pueden contraer nuevo matrimonio.

¿Cuánto cuesta casarse?

Los costos dependen de si el matrimonio se realiza fuera de la oficina del Registro Civil o dentro de ella. Si el matrimonio se hace por fuera de la oficina costará $ 23.310, mientras que si se celebra dentro saldrá $ 388. 

La libreta de Matrimonio cuesta $ 323. En caso de querer testigos adicionales se deberá pagar por eso y el costo es de $ 969. Esto es solo en caso de querer poner más de los cuatro testigos obligatorios, por lo que se deberá abonar cada uno de los testigos que se agreguen. 

El inicio del trámite no tiene costo, el pago se realiza en la segunda cita que se realizará para fijar fecha.



El Observador

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias