InicioAmerica LatinaLa mentira de Cardoso sobre el acercamiento al Ministerio del colaborador que...

La mentira de Cardoso sobre el acercamiento al Ministerio del colaborador que presentó a Kirma – Noticias Uruguay

El exministro de Turismo, Germán Cardoso, defendió su gestión ante la comisión investigadora de la Cámara de Diputados que indaga las denuncias sobre presuntas irregularidades en esa cartera. El hoy diputado por el Partido Colorado respondió un extenso interrogatorio que incluyó varias preguntas y repreguntas sobre la manera en que llegó el empresario Elbio Rodríguez al ministerio, y su rol en el acercamiento de la empresa Kirma Services.

Según consta en la versión taquigráfica, Cardoso adujo que Rodríguez –quien se había definido como un amigo al que el exministro había invitado para que lo acompañara en su gestión en carácter honorario– no solo jamás fue su asesor en el ministerio, sino que apenas lo invitó a la ceremonia de asunción el 2 de marzo de 2020 «como a tanta gente amiga».

«Al señor Elbio Rodríguez, como él bien dijo, yo lo invité a mi ceremonia de asunción; lo invité a que me acompañara como a tanta gente amiga y a la que uno le tiene afecto el 2 de marzo al Ministerio, que estaba, felizmente, para lo que es la tranquilidad de uno, desbordado de gente», argumentó el exministro. «Asesor mío no lo fue; lo he dicho cada vez que me han entrevistado, lo digo y lo aclaro, porque ese es un rótulo que le puso la prensa y ha continuado. No fue asesor mío el señor Elbio Rodríguez», insistió.

Cardoso añadió que le «consta» que «en estas instancias» se conoció con Martín Pérez Banchero, quien fue director Nacional de Turismo desde mayo de 2020 hasta mediados de este año, cuando fue cesado en medio de la polémica pública que derivaría también en la salida del ministro. «Sí lo vi (a Rodríguez) en el Ministerio de Turismo en un par de oportunidades en que fue a saludarme, y según el conocimiento que yo tenía estaba asesorando al doctor Pérez Banchero por su conocimiento y su expertise en materia de publicidad digital, a solicitud de Pérez Banchero, porque era un tema que le correspondía a su unidad y a la División Marketing, y allí estaban ensayando y analizando todo lo que tiene que ver con el desarrollo de esa estrategia», afirmó.

Consultado específicamente sobre si instruyó a Pérez Banchero para que trabajara junto a Rodríguez, Cardoso contestó: «No. Ellos se conocieron y comenzaron a hablar sobre el tema. Sí sé que en más de una oportunidad estuvieron reunidos y lo reconoció incluso el propio exdirector nacional cuando vino aquí a la Comisión, que había mantenido reuniones de análisis con el señor Elbio Rodríguez». 

Declaraciones encontradas

La declaración de Cardoso contrasta sin embargo con la que dio Rodríguez a fines de octubre. Ante la comisión, el empresario que reconoció haber intermediado por la compañía Kirma dijo que llegó al ministerio a instancias de Cardoso. «Me invita a que lo acompañe y yo accedo, en un carácter absoluto y totalmente honorario», según el empresario. 

Consultado respecto a esa contradicción, el exministro dijo que las palabras de Rodríguez se interpretaron de forma errónea. «A Elbio Rodríguez lo invito, como invité a tanta gente el día que asumí en el Ministerio, a que me acompañara. Eso es la invitación a que me acompañara. Me parece que se descontextualizó o puede haber un error allí en el concepto», planteó Cardoso.

El relato del exministro no se ajusta a cómo se dieron los hechos, según ratificaron a El Observador fuentes en conocimiento de cómo fueron esos meses de la administración. 

Del relato de esas fuentes y lo que añadieron los comparecientes ante la comisión, se desprende que cuando Rodríguez dijo que acompañó en carácter «totalmente honorario», no se refería a que concurrió a la ceremonia de asunción de un «amigo» sin pedir nada a cambio, sino al hecho de que Cardoso lo había invitado a dar una mano con el diseño del plan de marketing.

Lo que es cierto es que ese trabajo, que se extendió durante los primeros meses de la gestión, fue en conjunto con Pérez Banchero y no con Cardoso. Pero el acercamiento a la secretaría de Estado se dio a través del ministro

Acceso a información 

Ante la comisión, Cardoso también fue consultado sobre cómo Rodríguez, sin ningún rol aparente, accedía a la información del ministerio. Su versión es que se trataba de información pública, disponible en la página web de compras del Estado. «Puede tenerla Elbio Rodríguez o Juan de los Palotes», señaló. «No es ninguna información secreta. Cualquiera que tenga la simple curiosidad de cómo se está gastando el dinero puede acceder», añadió.

El ministro no dijo, sin embargo, que el colaborador honorario tenía acceso a un usuario y contraseña de la plataforma mediante la cual el ministerio monitoreaba la ejecución de las campañas digitales. Ese acceso, facilitado por Pérez Banchero en el marco del trabajo que hacían en conjunto, no es de dominio público

Ante la insistencia de la oposición, Cardoso aseguró en el Parlamento que desde la agencia Young & Rubicam le habían garantizado que «tenían mecanismos de contralor» adecuados para verificar que lo invertido se ejecutara. En ese sentido, el exministro dijo que era esa agencia la que tenía la «palabra final» a la hora de definir las propuestas de publicidad que llegaban. «Por algo cobrara US$ 9.500 mensuales», expresó.

Young and Rubicam ha rebatido esa afirmación y sostenido que era el ministerio, como cliente, el de la última palabra. La agencia puso como ejemplo que en un principio había recomendado a Xaxis –plataforma de su propiedad–, pero que ante los reparos de Pérez Banchero se la suplantó por otra compañía (Mediamath). 

Cardoso, por su parte, dijo que desconocía qué tipo de vínculos mantenía Rodríguez con la agencia. «Lo desconozco y no me compete como ministro», aseguró. «No me compete opinar o investigar en las relaciones entre privados», añadió. 

El exministro argumentó que «no evaluaba las propuestas que llegaban» y que «todas eran derivadas a la agencia». Por eso, repitió, no fue él el que seleccionó a Kirma Services OU. Según su relato, recién conoció los pormenores de la llegada de esa firma a partir del testimonio de Rodríguez ante la comisión investigadora. 

Pese a su desconocimiento, el exministro consideró natural que esa firma tuviera su domicilio fiscal en Estonia. Tanto en su gestión como en la anterior, precisó, hubo contrataciones a empresas de Brasil, Hong Kong o las Islas Baleares. «Presumo que Estonia es el país más digitalizado de toda la Unión Europea», dijo. «Basta con investigar un poquito en internet, donde se lo define como el tigre de los Balcanes en publicidad digital» destacó, incurriendo en un error geográfico, ya que Estonia se ubica en plena región del Mar Báltico.

Pregunta por fechas 

El diputado frenteamplista Nicolás Viera cuestionó la versión que dio Cardoso sobre los vínculos con Rodríguez. Como ejemplo de cabo suelto, Viera recordó que el dueño de Kirma, Georgios Shipillis, comunicó por escrito que el 28 de diciembre Elbio Rodríguez le confirmó por teléfono que el ministerio contrataría a la empresa por 280 mil dólares, cuando la resolución del ministro fue recién un día después, el 29 de diciembre. «¿Cómo es posible que el señor Elbio Rodríguez, que a esa altura, supuestamente, no tenía ninguna vinculación con el ministerio, tuviera acceso a esta información, de modo que le pudiera comunicar a un empresario en Estonia que se iba a dar la contratación de esta empresa por parte del Ministerio?», se preguntó. 

Tampoco lo sabía

«Es una buena pregunta y asumo la responsabilidad, porque nunca en la vida le he rehuido a las responsabilidades que asumo», dijo Cardoso, cuando se lo consultó por sus razones para nombrar a Martín Pérez Banchero como director Nacional de Turismo. 

Cardoso explicó que la designación fue motivada por razones políticas, ya que ambos pertenecían al Partido Colorado, y se conocían por su actividad parlamentaria. «No hay un motivo exclusivo», dijo. «Hay un conocimiento y un desarrollo con el transcurso del tiempo, que llevó a que conversáramos con él y que a él le gustara la idea, donde definimos roles y actividades a desarrollar». 

Cardoso también debió responder sobre la situación del Hotel Serena, de propiedad ministerial. El nombre de Elbio Rodríguez apareció también vinculado a una serie de cambios en los titulares de la concesión. 

Rodríguez aparece vinculado a Galiza SA, una empresa cuyo paquete accionario fue integrado en determinado momento por Daniel Reta, adscripto a Cardoso en el ministerio, y que realizó una convocatoria de acreedores para conocer los pasivos del hotel. 

Cardoso dijo desconocer que Reta era accionista del afirma. Tampoco que había sido sustituido en la dirección por Sara Tavares, pareja de Elbio Rodríguez. «No lo sabía ni tengo por qué saberlo», precisó. 

El exministro, que llegó una hora tarde al inicio de la sesión, apeló nuevamente a comparar su gestión con la de Liliam Kechichian. Dijo que en los dos casos hubo compras directas y que, en su caso, los montos contratados por publicidad fueron «mucho menores» que la Administración del Frente Amplio. Ante una pregunta del frenteamplista Nicolás Viera, no supo precisar si eso había sido motivo de preocupación durante su actuación como legislador. 

«No recuerdo haber realizado pedidos de informes por presuntas irregularidades por parte del Ministerio de Turismo», admitió. 



El Observador

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias