InicioAmerica LatinaGremio policial se queda en el PIT-CNT pese a acusaciones de represión...

Gremio policial se queda en el PIT-CNT pese a acusaciones de represión – Noticias Uruguay

Una manifestación contra UPM en la que hubo denuncias de represión policial en setiembre de 2020 comenzó el camino del Sindicato de Artes Gráficas (SAG) para intentar expulsar al Sindicato Policial (Sifpom) del PIT-CNT. En ese entonces pidieron la sanción, pero este fin de semana, luego de varios capítulos en los que intentaron limitar su injerencia en la central, presentaron una moción en el Congreso Nacional para su expulsión. La propuesta fue descartada con 689 votos en contra y 228 a favor. 

La moción a la que accedió El Observador fundamenta que el sindicato “sigue respaldando sin fisuras los desbordes policiales y nunca se retractó del apoyo dado a los hechos represivos” y que “no ha habido conflicto sindical o lucha social que haya contado con el apoyo de Sifpom” por lo que entienden que la “solidaridad de clase” es “una práctica desconocida para esta organización”.

“Para nuestro sindicato es inadmisible seguir compartiendo espacios con esta organización, de la cual no solo no tendremos nunca apoyo, sino que tenemos que estar cuidándonos de ellos cada vez que nos planteamos una movilización callejera, un piquete, una ocupación, o cualquiera de las medidas de lucha históricas de nuestra clase”, expusieron.

Además, argumentaron que cuando la mesa representativa del PIT-CNT decidió hacer campaña en contra de los 135 artículos de la ley de urgente consideración, “el sindicato policial manifestó que estaba de acuerdo con el articulado de la ley relativo al tema seguridad, y ante eso expresó que no iba a cumplir con el mandato de la Mesa”. Sostienen que policías reprimieron a militantes que juntaban firmas en todo el país.

A raíz de ello, solicitaban expulsar a Sifpom del PIT-CNT y que el fundamento utilizado para esta resolución se utilice en “el futuro ante cualquier pedido de ingreso de otra organización de la misma naturaleza”.

Moción del Sindicato de Artes Gráficas para remover al Sindicato Policial del PIT CNT by El Observador on Scribd

Si bien la votación no era en bloque y cada congresista podía manifestarse personalmente, las corrientes Articulación, Instituto Cuesta Duarte y En Lucha se pronunciaron mayoritariamente en contra. Las adhesiones surgieron de Coordinación, que está conformada por la Agrupación de Funcionarios de UTE (AUTE), el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Enseñanza Privada (Sintep), Asociación de Funcionarios Postales del Uruguay (AFPU), Sindicato Único Gastronómico y Hotelero del Uruguay (Sughu), Unión Ferroviaria, Unión de Funcionarios del Codicen (UFC) y Sindicato Único de Automóviles con Taxímetro y Telefonistas (Suatt).  Mientras que algunos, como AFPU, se encolumnaron con su posición a favor de expulsar a Sifpom, otros, como AUTE, Sintep y ATSS, dieron libertad de acción a sus congresistas.

Las posiciones dentro de los que votaron a favor de su expulsión también son disímiles. Loreley Corbo, presidenta de SAG, sostuvo que la moción se sostiene en que el sindicato es “parte del aparato represor del Estado” y destacó que haya habido más de 80 abstenciones. Mientras que Manuel Menéndez, secretario general de la Asociación de Funcionarios de la Universidad de la República (Affur) señaló que su reparo surge de la reticencia de Sifpom a acompañar la postura del PIT-CNT respecto de la LUC. Gonzalo Castelgrande, vicepresidente de AUTE, coincidió con esta postura.

A favor del sindicato policial expusieron el ahora presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, y Ana Sequeira, una representante de Sifpom de Rocha. Abdala contó a Radio Sarandí que en su alocución rememoró sus comienzos en la militancia cuando se enfrentó a la policía, pero haciendo la salvedad de que “la generación que está ahora no era esa”. “Si tenemos nosotros diferencias con la política policial hay que atribuirla a una polémica con los mandos y el mando político y no con los policías que son trabajadores y está bueno que nosotros paremos la oreja, tratemos de entender cuál es el mundo de la vida, lo que sienten y el trabajo de los policías y que ellos también conozcan y vayan internalizando las tradiciones de un movimiento sindical clasista y democrático como hay en Uruguay”, indicó.

Sequeira y una reflexión sobre el trabajo diario de los policías

“Soy policía. Milica, como muchos dicen”, dijo la representante del sindicato encargada de referirse en contra de la moción. En su discurso planteó una reflexión sobre el trabajo policial y, según consta en videos, fue aplaudido por el Congreso. Patricia Rodríguez, presidenta de Sifpom, dijo a El Observador que trabajadores de muchos gremios se acercaron luego a saludarla, algunos de ellos, entre lágrimas.

“Más allá de sentirme ofendida o discriminada, me hace sentir digna, digna de cobrar mensualmente un sueldo que me lo gano y que no todos tienen ese privilegio (…) No sabemos el significado de la palabra inclusión. Realmente lo ignoramos. Soy policía y maestra. Una laburante más de este país que lucha todos los días contra los prejuicios, contra los abusos. Yo quiero para todos una sociedad más justa, pero a veces nosotros mismos, ustedes como representantes de otros sindicatos me hacen pensar y darme cuenta que no es así. Terminamos vendiendo humo, porque decimos algo y luego eso se esfuma. Entonces, ¿cómo creer en nosotros mismos si nos arrancamos las cabezas?”, expresó.

Además, contestó al comunicado diciendo que no son represores sino auxiliares de la Justicia. “Protegemos sus casas, sus bienes más preciados, no estoy hablando de cosas materiales, estoy hablando de sus hijos, madres y abuelos (…) ¿Por qué debería avergonzarme por policías que han hecho las cosas mal? ¿Acaso un profesional de la salud, un escribano, un manicurista o peluquera abandona su carrera, lo que le gusta hacer, porque unos pocos hicieron las cosas mal? No, no creo que sea así (…) Ponemos nuestra vida delante de la de ustedes para protegerlos. Muchas veces, sin medir consecuencia. No hay democracia sin policías. La unidad se construye sin excluidos”, argumentó.

Por el SAG fundamentó Julio Consani. La presidenta Corbo dijo a El Observador que “hay cosas atrás” por las que el sindicato policial quiere ser parte del PIT-CNT, cuando, según ella, el sindicato entiende que los trabajadores son “pichaje”. Sostuvo que “hay que educar un poco más a la policía” y si bien no piensan que no debería haber policía, no creen que deba formar parte de la central sindical. “La convención es una convención de trabajadores de clase. No existe trabajadores que sean capaces de dispararle a su hermano de clase y gritarle ‘pichi’ y arrastrarle de los pelos y los desnude”, justificó.

Consultada sobre si podría haber policías que actúan bien y otros que lo hacen mal, contestó: “Yo no estoy para separar. Yo lo que veo es que atrás de cada episodio de violencia de la policía el sindicato policial sale a defenderlo”.

Desde el sindicato policial, Patricia Rodríguez expuso que salieron fortalecidos, porque quedó a la vista que quienes promovieron la moción son una “minoría absoluta” que tiene “un discurso obsoleto, que tiene que ver más con lo ideológico que con lo práctico”.

Insistió en que en el sindicato se defiende a los policías honestos y que, antes de pronunciarse en cualquier situación, ven las pruebas y se asesoran legalmente. “Si estuvo bien, lo vamos a defender y si no, no, pero no vamos a dejar de defenderlo para dejar ideológicamente contento a nadie”, aseguró.

Las firmas contra la LUC y el incidente en Plaza Seregni

 

La libertad de acción que dio Sifpom a sus afiliados respecto a dónde posicionarse en el debate por la LUC y los incidentes en Plaza Seregni fueron dos puntos candentes en el relacionamiento entre el sindicato y el PIT-CNT.

Los grupos que pretendieron expulsarlos argumentan que Sifpom no acató lo resuelto en la mesa representativa de la central obrara, que era ir contra los 135 artículos de la ley de urgencia. Abdala manifestó este lunes que respeta la posición, pero “lo que tienen que hacer es no trabajar en contra (…), no pueden trabajar en contra de lo que define la dirección”.

Rodríguez, por su parte, señaló: “A mí no me dice Abdala que no me puedo pronunciar, me lo dice la Constitución”, refiriéndose a la imposibilidad de hacer política partidaria por ser policía. De todas formas, recordó que ellos resaltaron que no participaron de la elección de los artículos para llevar a referéndum y muchos de ellos no los hubieran elegido porque van en contra de sus propias reivindicaciones.

Los incidentes en Plaza Seregni también fueron punto de conflicto entre el Sindicato Policial y el PIT CNT. Mirándolo a la distancia –sin ningún policía inculpado por lo sucedido y con videos que muestran agresiones hacia ellos– Rodríguez expuso que la central sindical se equivocó en ese entonces.

“Sacaron un comunicado a los 20 minutos de lo que había pasado sin consultar al sindicato de la policía y sin esperar un mínimo de investigación del tema (…) Hay que generar ámbitos para mejorar la comunicación. Yo no soy Heidi, esto va a seguir siendo así. Los que no nos quieren van a seguir sin querernos, porque es una concepción de vida, y nos vamos a quedar con lo positivo: las mayorías no piensan así”, reflexionó.

Un año de intenciones de separar al sindicato policial del PIT-CNT

En setiembre de 2020 el SAG solicitó a la mesa representativa del PIT-CNT que se sancione al sindicato policial por denuncias de represión en una marcha en contra de UPM. En ese entonces, el presidente, Fernando Pereira, logró calmar la tensión y generar acuerdos.

En marzo de este año, se votó su suspensión en una reñida elección en la que hubo 14 votos a favor, 13 en contra y 6 abstenciones.

Los sindicatos que votaron a favor fueron: Adeom (cuya presidenta, Valeria Ripoll, luego dijo que su delegado había votado en forma inconsulta), el de la Udelar (Affut), el postal (AFPU), el de la UTU (Afutu), el de la seguridad social (ATSS), el de UTE (AUTE), el de artes gráficas (SAG), el de la industria de medicamentos y afines (SIMA), el de la enseñanza privada (Sintep), el de los sectores gastronómico y hotelero (Sughu), el del mar y afines (Suntma), la Unión Ferroviaria (UF), los funcionarios del Codicen (UFC) y los trabajadores de la enseñanza secundaria (ATES).

Pero dos semanas después la misma mesa representativa reconsideró su decisión y levantó la suspensión al sindicato policial.



El Observador

Mas Noticias

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisment -

Ultimas Noticias